Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Profil

  • Gabriel Iriarte Rico - La Máquina de leer
  • Leer el mundo, emanciparse
  • Leer el mundo, emanciparse

Recherche

Catégories

1 février 2006 3 01 /02 /février /2006 12:20

El ajedrez es un juego que simula la batalla y termina cuando el rey muere o se rinde, existe la posibilidad de empate.

Me siento en jaque cada vez que siento que alguien se va, y me siento en una especie de jaque mate cuando veo que también yo me iré y dejaré a esas personas que tanto quiero.

La semana pasada pasé unos días fantásticos en Paris junto a Marie Jo, Astrid y Laure. Conmigo eramos 4 que en algún momento habíamos trabajado juntos en la Alianza. Laure se pasó en atenciones y amabilidad. Marie Jo ni qué decir, Orssay, es fantástico este museo, también visité L'ouvre y Rodin; L'ovre lo hice solo y Rodin con Astrid. Todos somos fichas de ajedrez que nos dedicamos a pequeños movimientos que a veces causan enormes tormentas.

Hace un tiempo en un movimiento de peón conocí a Marie (¿existen las princesas en el ajedrez?, quizás por que no existe en el tablero es que es tan especial) Fue justamente Marie quien se dedicó a crear una historia con mis figuras de Ajedrez Inca en Paris. Reconsituyó toda la historia de la conquista en base a una guerra entre las fichas. Mucha violencia y muertes pasaron por el pequeño tablero de Ajedrez. Insitió que los caballos de los españoles eran en realidad llamas negras. Yo de razas no se mucho, así que no pude contradecirle. No fue un juego ordinario, había un narrador dueño de la historia y que decidía quién moría y vivía, en realidad una narradora, una infante que escapa siempre a través de su imaginación, la princesa, la que no está en el tablero.

Anoche fui a la ópera, Carrillohe, me gustó la música y el vestuario. La historia era extremadamente simple y el decorado dejó mucho que desear, en Abril viene le nozze de Figaro, eso si da ganas. El Lunes en la noche comí un fantástico spaggetti, el mejor de mi vida, cocinado por Marina la siciliana. Me aflijo de sólo pensar en irme, en dejar tantas cosas que quiero, sobre todo en cuanto a las personas. Aunque no quiera decirlo y aunque insita en no hacerme ilusiones, espero verlos otra vez, a algunos quisiera tenerlos por siempre a lado mío. No se constuye la vida de deseos, pero un poquito al menos.

En Paris también vi a Lucía Arribas, pintora y amiga del periodista Juan Carlos Gumucio, si a alguien le interesa el tema puede entrar al blog de "Mastropiero, El Otro" donde hay un repaso de la charla sostenida con ella.

La siguiente jugada del tablero no sé cuál será, yo soy un simple peón que está al servicio de la historia, quizás un día pueda ser digno de una buena hazaña, por el momento sólo avanzo un cuadro hacia adelante, porque los peones no pueden ir hacia atrás, sólo hacia adelante y matan en diagonal, también para ir adelante.

Partager cet article

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article

commentaires