Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Profil

  • Gabriel Iriarte Rico - La Máquina de leer
  • Leer el mundo, emanciparse
  • Leer el mundo, emanciparse

Recherche

Catégories

15 mai 2008 4 15 /05 /mai /2008 15:39

Fue en un café en Cochabamba la primera vez que me preguntaron, ¿tú cómo visualizas el tiempo?. Entonces cogimos una servilleta y cada uno hizo un diseño de su visión del tiempo. Dibujé algo así como un espiral. No sé si sigue siendo mi visión del tiempo.
Soy un convencido que el tiempo no transcurre en las medidas que le hemos inventado con ayuda de relojes. El tiempo pasa distinto cuando estás sentado que cuando caminas, pasa de manera distinta cuando ves una buena peli de cuando esperas que el agua caliente en la caldera en invierno. O que salgan las humintas de la olla.
El tiempo no está bien medido por los relojes, pues yo llego más rápido a mis citas en bici que en cocha que me quedo 2 minutos esperando en un  semáforo. Y cuando llego a destino puede ser que el reloj diga que tardé más en la bicicleta, pero miento, y lo sé profundamente, mi cuerpo, mi mente lo saben, que es mentira.

El fin de semana fue mi cumpleaños, lo chistoso es que cuando decía la edad que cumplía (28 años) pues las caras de engañados en especial de mis compañeros de curso (promedio 23 a 24 años) parecían descomponerse; como si hubiera un engaño. Y bueno, puede que lo haya, porque tengo 28 años medidos con relojes, minutos, segundos, días, meses, áños, esas cosas que ya he dicho que son divertidas pero que no les creo naditas. Pues tal vez tengan razón, en muchas cosas parezco con síntomas más jóvenes que algunos chicos de 23 (me estrezo menos que ellos para empezar). Lo interesante de esto es que puedes vivir en realidad en supuestas varias edades. He estado y me he sentido integrado en grupos de señores de 40 cuando yo tenía 21, e igual en grupos de 19, cuando yo tenía 24, o 26. Y soy fan de jugar tonterías de revolcarse en el piso con mis sobrinos que de verdad me ven como uno de ellos cuando ellos rodeaban los 7 u 8, y yo andaba por los 20. El año pasado volvía jugar con mis sobrinos más jóvenes (segunda generación) que también anda ahora por los 8 o 9, mientras los de antes andan por los 15, y me ven con cara de extrañeza ante mi actitud.
A ver, alguna vez he sentido que sí ha pasado el tiempo. Recuerdo que a mis 20 años en una fiesta muy etiquetada se me dio por subir a una pared de unos 2 metros y saltar como lo hacía a los 6, y pues resultó que andé con una lesíon grave en la pierna por unos meses. Y sí, el tiempo pasa, pero no de una manera equitativa en los aspectos físicos, emocionales, o intelectuales. De hecho creo que en estos dos últimos el tiempo pasa, regresa, vuelve a pasar, vuelve a regresar, se va por el medio, y se transporta por donde le conviene y por donde no le conviene tanto. Físicamente, es más lineal, es cierto, pero no con medidas exactas como nos miente el reloj.

La forma del tiempo: Yo la veo en este momento por bloques, por el simple hecho de que permite ordenar acontecimientos importantes que marcan uno después de otro, pero no por minutos, es lo que pasa en nuestra vida lo que le da forma al tiempo. Y la forma del tiempo son rostros de personas queridas, son músicas que vuelven, olores de piel y comidas.

La forma del tiempo es una forma que cambia siempre, que por momentos es enorme, y por otros ligera, por momentos es pelota, y por otros libros, por momentos es aviones, o flotas, y otros bocas que te hablan, ojos que te miran que se te gravan y toman forma, la forma del tiempo.

Si una vez más esa persona que me pidió en aquel café que dibuje cómo me veo el tiempo, hoy en día, la dibujaría a ella.

Partager cet article

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article

commentaires

aleks 18/05/2008 14:02

Pues el tiempo tiene que ser como una cerveza: cada vez te sobra menos, pero solo te das cuenta cuando se esta por acabar. Al principio peleas con la espuma porque quieres llegar a la quintesencia, sin darte cuenta que es como un tentempie del cual tienes que aprovechar cada sorbo como de la infancia cuando el tiempo todavia tiene otra forma y otro relieve del cual no te enteras porque viste otros oropeles, aunque no quize darle todo su sentido a la palabra. Bueno, eso fue homero en moe's... :)

Gabriel Iriarte Rico 01/06/2008 09:10


:) Es cierto, el tiempo es como una cerveza, y depende los grados de su paso a nuestras venas, para morir y olvidar