Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Profil

  • Gabriel Iriarte Rico - La Máquina de leer
  • Leer el mundo, emanciparse
  • Leer el mundo, emanciparse

Recherche

Catégories

6 mars 2006 1 06 /03 /mars /2006 18:15

El domingo 5 de febrero a las seis y cuarto de la mañana, me encontré en la place de la Comedie caminando rumbo a mi casa en Montpellier,luego de haberme ausentado casi 3 semanas. Estoy de vuelta, vapuleado por el caudal de emociones vividas en este viaje, feliz de todas las personas que vi durante esos días por París, Bruselas, Berlín, Normandía y Toledo. Viaje loco y agotador, sobre todo en el alma. El personaje más fantástico que conocí fue el abuelo de mi amiga Elena. 95 años, la mente despiertísima, oído bien afilado y una pasión: Los Toros. Coleccionador de historias de corridas en cuadernos que el mismo decora y llena con tanta dedicación que emociona. Tiene anotadas todas las corridas que ha visto desde 1984. Y eso quiere decir todas las corridas en España desde el 84. Con una letra que se resiste a su edad y a ser insegura también tiene otro cuaderno especial en el que llena las biografías de los toreros. Historias de sangre, banderillas, orejas y muertes, como todo lo que golpea. Me quedé con ganas de hablar más con Don Santiago, que así se llamaba. Estaba entusiasmada con la que tuvo lugar un día antes "hace mucho que no se veía una así. Ponce estuvo fantástico". Su nuero interpuso "El Toro estaba gordo". Pero con la seguridad del experto Don Santiago sentenció "Estás hablando tonterías". Luego vino la Paella, infinita y deliciosa.

Otra fue la historia de mi amigo Paul, invitado al Festival de cine en Berlín, la Berlinale donde filmó un cortometraje y reencontró a una ex novia, ahora otra vez novia y tan enamorado él que decide quedarse sin importarle lavar platos "voy a ensuciarme mis delicadas manos" me decía frente a la Alexandre Plaze. Deja todo y decide amar y crecer, cuanta envidia, digamos de la sana, aunque no se si existe una envidia sana, pues envidiar es siempre desear lo que tiene el otro.

Otro shock ver a mi amiga Sarah con su bebé de tres semanas y cansancio en los ojos, pero feliz de sentirse mujer con su niña que comienza a decidir por ella "quiero volver a hacer una maestría a la Universidad, pero depende de ella" dijo. Recolecté frases por todo lado en este viaje, pero ahora no vienen a este cuento.

En mi historia el punto culminante fue en la Ruta de don Quijote cuando sentí que de verdad podía luchar contra Rucio (un molino precioso, ¿el mismo que derrotó a Don Quijote?). Son de verdad gigantes con enormes brazos y uno es tan débil, esa cima de Consuegra queda en mi mente.

Toledo me dio paz y me sentí en casa, en las noches vi mucha televisión española, hay buenos programas pasada la media noche, cosas de las que se puede aprender como "noche hache".

HE vuelto a Francia, he extrañado el idioma y algunos amigos que ahora de repente han desaparecido. Siempre estamos de paso, de nada sirve creer lo contario.

Hoy de vuelta a los cursos en Joffre me sentí bien. Con uno de los cursos nos fuimos a la cafetería y hablamos de sus exámenes de español, me sentí útil ayudando a resolver dudas y todos comiendo en ambiente totalmente informal. Los cursos, las pizarras y los pupitres son antipedagógicos, pero sirven. Hace viento en Montpellier desde ayer, me gusta creer que se lleva el invierno definitivamente.

He subido el albun resúmen de fotos del viaje, obviamente son sólo unas cuantas y ya son bastantes, porque sino cualquiera se cansa. Se llama "Molinos y encuentros".

Abrazos

 

Partager cet article

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article

commentaires