Overblog Suivre ce blog
Administration Créer mon blog

Profil

  • Gabriel Iriarte Rico - La Máquina de leer
  • Leer el mundo, emanciparse
  • Leer el mundo, emanciparse

Recherche

Catégories

19 janvier 2009 1 19 /01 /janvier /2009 23:10
Eso de volver a casa, hace rato que lo abandoné como concepto. Hace rato que dejé de creer en el realmente volver. Mi casa, mi nundo que dejé en Agosto de 2005, ya no existe. La gente está casada, comprometida, embarazada, o en el peor de los casos responsable. Las ciudades se parecen harto, pero faltan detalles o cosas del ambiente. La situación política no tiene nada que ver, ahora todos se ven dentro, opinan, reniegan, tienen canas, zapatean (unos a lo valluno con alegría y palmas, otros de rabia).

En eso he vuelto, y disfruto de sol que quema, un paseo a los Yungas y Tiwanacu. Y con Elena estamos preparando la presentación de "La Mansión de Araucaima" en la Alianza Francesa para el 14 y 17 de febrero. Con ganas de contar bien el cuento, una prueba más que de fuego para mi, para saber si realmente puedo hacer esto que en teoría me gusta tanto.

Estoy vivo, aún, y dura, tantas veces joven, y sigue.

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico
commenter cet article
21 décembre 2008 7 21 /12 /décembre /2008 13:01
Todavía está en mi cabeza la canción de esa negrita que cantaba y bailaba en la Plaza Largo Argentina, en Roma: Soy Pobre, pero al menos soy feliz. "Está todos los días aquí" nos dijo Serena. Supongo que alguien le da monedas pero la mujer no inspiraba lástima de ningún tipo. Todo lo contrario: envidia, porque realmente se la veía feliz. Y parecía burlarse de quienes pasan a su lado, comprando, hablando por celular, callados, preocupados, discretos, con seño fruncido, todos cuidando una imagen. Ella no, ella feliz cantaba y parece no tener otra ocupación que estar ahí y arrancar sonrisas, y sentirse feliz. Al tiro la adoramos.
Dos noches después nos fuimos a degustar vinos en una bodega pequeñita. Ahi fue otro pequeño hombre de gran sonrisa, traje elegante y sombrero abombado, al que alguno acuso de ser un mago. Era un poeta según él se declaró. Un poeta contento y no sufrido. Un poeta de irresponsabilidad de sonreir y regalar flores a quienes pasan por su camino, de mostrar el cielo, de hacerse invitar un trago, y partir contento y dándo alegría. Y por todas esas sensaciones Grazie encora Roma.

Y si bien no he terminado muy bien de volver a Bruselas. Ayer pasé mi último examen del 2008 con buen resultado. Ahora me preparo para un regreso aún más fuerte. Pese a que será un regreso limitado en el tiempo (por 2 meses), es decir un Pre Regreso, no paran los miedos de invadirme, miedo a lo lindo, a los abrazos de la madre, del padre y los hermanos. Y ver a toda la gente que tengo la impresión de haber perdido una etapa, aunque todos también se perdieron una etapa de mí. Pero bien, finalmente: ninguna pérdida es grave, pero al mismo tiempo todas las perdidas son lamentables.

Asi que otra vez de vuelta. Ahí nos veremos para los que por ahí andan o duermen. Con el resto, espero verlos siempre, aunque no sea todavía el momento.

Por ahora regreso a Cochabamba, y me parece enorme Tanto Regreso.
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans Impresiones
commenter cet article
15 décembre 2008 1 15 /12 /décembre /2008 23:07
8 días en Roma
8 días de gritos, de sol pleno, de lluvia plena. Tevere desbordante.

Una Capilla Sixitina reveladora e inquietante, con un Cristo orgulloso en el momento esperado por toda la humanidad, y todos listos para el miedo a la desaparición y el miedo a la eternidad.

8 días de hablar Italiano a las patadas pero comunicarse.
8 días de estudio de ATAC (servicio de transporte romano) que es la clara muestra de cómo hacer complicado e inentendible un plano que venden a dos euros cincuenta.

8 días De Forno Marco Roscioli (pasta con cariño y paninis con amor preparados con paciencia del maestro del pequeño mostrador), comida rápida lenta que se deja desear. En ese barrio mismo barrio por el que deambulamos religiosamente (Largo Argentina), también aprendimos a convertirnos en asiduos de la libreria La Feltrinelli. Y por el tercer día sentirnos romanos sin serlo, pero con el coure pleno d'amore por esta ciudad.

Una ciudad caótica, cercana, viva, ruinosa, histórica, feliz, a la que nos acostumbramos con una facilidad inesperada, aunque terminamos con problemas de liquidez bancaria. Problema que preveíamos aún antes de partir viendo nuestro limitado presupuesto.

Y aún así disfrutamos de la casa de Serena, la romana que conocí en Montpellier, y una pasta de su mama y su padre que sonríe aún sin querer.

Y cerramos con esa tarde que se convirtió en mito para nosotros, la tarde en el Olímpico con goles de Totti (el capitán más que ídolo al cual la tribuna le dedica un amor propio de una deidad), Perrotta y Vucinic sobre la hora y salvando la tarde, porque perdíamos 2 a 1 y en el 89 llegó el 3 a 2. Pero lo más lindo cantar el himno casi escolar de la Roma al final del partido: la letra de esta canción nos ha perseguido aún hoy, horas después del breve paso de una tarde en Paris y la vuelta casa en Bruselas:

dimmi cos'è cos'è

che batte forte forte forte in fondo al cuore

che ci toglie il respiro e ci parla d'amore.

Grazie Roma che ci fai piangere abbracciati ancora

Grazie Roma, grazie Roma che ci fai vivere e sentire ancora

una persona nuova.

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico
commenter cet article
28 novembre 2008 5 28 /11 /novembre /2008 13:38

Anoche me puse a ver mi calendario con el afán inútil de planificar mejor mis actividades en el tiempo que me queda antes de partir de Bruselas. La planificación fue un fracaso pero me sacó una sonrisa el observar que los siguientes 4 jueves estaré en diferentes ciudades, en diferentes países. El próximo jueves en Lausanne listo para festejar el aguante de Elena a sus estudios y desearle todas las veces posibles felicidades, y abrazarla cuanto se pueda.


Un jueves después en Roma, en la compañía de mi agasajada doctora y viajera plurilingue. Este viaje a Roma se da cumpliendo, al fin, una muy retrasadísima cita con esta ciudad (desde la infancia el fantasma de Roma me ha perseguido, no sólo a mi, sino a un montón de mi banda del otro lado del charco)  Mi compañera de infancia, adolescencia y primera juventud, Alejandra Bernales, (hace 5 años o más en EEUU) hace un par de días al teléfono me decía que tome hartas fotos y su niña de 5 años me hablaba de su breakfast. Roma me ha acompañado en demasiadas imaginaciones que no se dónde podré acomodar la realidad. Estoy seguro al menos que Elena me ayudará a sonreirle a lo real y lo inventado, y me ayudará a convinar ambos.


Un jueves después me encontraré en Bruselas, preparando el exámen final de Comuncación de Empresas. Haciendo maletas y despidiendome de los que han aproximado y debelado junto conmigo otro yo en este norte, en esta capital. Otro yo que se parece mucho y completa al que era antes. Espero también aprenderlo a convinar con todos los que fui y los que seré.


Un Jueves después Amaneceré por primera vez desupués de un año y cuatro meses en Cochabamba, la ciudad a la que emigré por primera vez a mis 4 meses de vida. Y la que representa mi oportunidad del eterno retorno, y la que siempre me da ganas luego de partir, y de volver y como buena marea enloquecer en la ida y vuelta, hasta la calma y hasta las algas.


Los Jueves en Otra, Los Jueves en "La Brasserie du Château" de la Cité de Lausanne con una sonrisa facil de chela artesanal. Los jueves en algún bar cerca al vaticano y a la salud de la hipocrecía católica. Los jueves en Le Pantin en Flagey, o escuchando algun cuento en Rouge Cloitre, los jueves en La Tirana o el Misk'i Cositas, o tal vez descubrir nuevas malas costumbres como La Muela del Diablo, o simplemente Trancapecho en bolsita, sentado en la acera de la América y Jaime Mendoza, cuidando que ningún auto me pise los pies mientras reviento la yema amarilla del huevo frito que se escurre entre mi arroz tan blanco y algo quemado. Pero al menos en Otra y otra vez.


Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
9 novembre 2008 7 09 /11 /novembre /2008 16:13
La entrevista en la Unesco fue agradable, al igual que en la Embajada. Las esperanzas de deLibrar en algún tiempo que no se extienda al inalcanzable aumentan.

Yo circulo, Elena partió a Vietnam llena de esperanzas de renovación, de reencuentro, de ternura y de alegría por el re decubrir la magia.

Yo bailé cueca, y disfruto estos días en Lyon de compañía de gente muy querida que sólo sabe hacer bien con franqueza y totalidad y así lo impone, y la vida pasa en la seguridad de las palabras que circulan y uno se da al otro.

Se viene un mes de trabajo y frío. El trabajo parece (como casi siempre con el trabajo) imposible de temrinar en el tiempo que queda, el frío promete sobrar, pero será cortado afortunadamente con una mágica entrada en navidad a la tierra que me da algo de magia, La Cocha.

Y antes los días se enlazan, en distintas ciudades: Paris, Le Havre, Lausanne, Lyon.



Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico
commenter cet article
27 octobre 2008 1 27 /10 /octobre /2008 15:35
Soy uno de los lectores más lentos que conozco (salvo expeciones históricas). Hace un mes que comencé con la novela de Roberto Bolaño 2666 (voluminosa  edicion de más de 1100 páginas). Voy por la mitad. Y es que soy de los lectores tercos que vuelven páginas atrás para recordar qué habia pasado, que se preguntan si tal personaje dijo tal cosa, o fue el otro, y por eso ahora hace esto. Y en eso releo páginas por decenas. Encima soy incapaz de leer a velocidad crucero, necesito instalarme en la lectura, asimilarla, vivirla. Todo lo contrario de la lectura que hago en internet, lo que llamo mi Lectura Informática (por el suporte y por los objetivos que persigo en la misma). Soy amante del objeto libro, o al menos así me había considerado desde mis 8 años cuando leí a Julio Verne en Viaje al Centro de la Tierra. Ese libro por cierto lo leí en 2 dias, y releyendolo entero en un tercero. Eran otros tiempos, en que leer era mi único vicio, placer y objetivo en el universo (ni la comida en la época).

Pero en este 2008 se ha reformado mi visión de amante, y ha cambiado a algo un poco más amplio. Me he convertido en un fiel y cuidadoso amante de la lectura. En ella me pienso, me comprendo y me proyecto. La lectura en todas sus formas códigos y soportes. A ella intento decifrar, explorar y entenderme, y como resultado me maravillo en orgasmos múltiples de ingenuidad y descubrimiento.

Por eso el Proyecto que me motiva desde hace unos meses y se proyecta como motivo profesional por el próximo año. Se llama La Máquina de Leer, un proyecto en plena discusión y afirmamiento en las ideas y también en papel y soporte digital. Redescubrir, y sobre todo invitar a descubrir el placer de la lectura es la misión autotrazada. Algunas pistas  ya están en el internet y se las lanzo para quienes quieran sumergirse: La Máquina de Leer.

Yo aún soy un chico adulto que sólo le gusta que le cuenten buenas historias y contar algunas que me divierten y me causan placer.  Pero creo que es el momento de salir del clasisismo y de valorar la lectura no como instrumento tedioso pero necesario. Sino como única arma hacia la construcción maravillosa de lo que es ser un ser humano que se entiende y se explora a través del conocimiento de lo que piensa el otro en todos lugares y todos los tiempos (sí, incluso el futuro).
Por eso la Máquina de Leer, por eso la alianza estratégica del convencimiento de la transmisión y conversión de las ideas (algo asi debe ser la inteligencia) a través del cifrado aventurero de la suceción de símbolos tontamente sucesivos y que suenan dulces y son arma de evocación inmortal y deliciosa.
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico
commenter cet article
17 octobre 2008 5 17 /10 /octobre /2008 11:22


La renovación es una necesidad constante de la vida. Por eso el sueño, por eso los sueños.

En plena renovación, mil y una veces uno encuentra nuevas verdades, evidentes, o tal vez antiguas, que resaltan sin darse cuenta.

Este otoño en Bruselas es el viaje que sigue.

Es la compañía en paz.

Es la senación de llegar para comenzar. Es completar el ciclo. Avanzar, o crecer en palabra de mi madre.

Nos renovamos en la ducha, en el baño, en la cama, en el almuerzo, en el beso, en la respiración.

A un mes y medio del comienzo de mi práctica en La Maison du Livre, parezco estar ya menos incómodo en el trabajo, ahora sólo queda otro mes y medio, "y en medio", un viaje a Paris, conoceré a Luzmila, una visita a la Unseco donde presentaremos el proyecto de La Maquina. Ese fin de semana (1 de noviembre) quizás pueda escaparme a Normandía y ver a Benoit y Astrid que esperan a su primera niña. (no sé porqé estoy convencido de aue es niña, tonterías que a todos nos gusta hacer, adelantarnos al ser, a la existencia). Luego al sud, visita a Lyon. Y vuelta a Bruselas para seguir la formación de cuentista y gestor cultural.
En eso voy, y pienso que estaré más activo en el blog.
Abrazos
(Foto por: Elena García, en Brugge)

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico
commenter cet article
25 septembre 2008 4 25 /09 /septembre /2008 16:19
Estoy vivo, en nueva casa, cerca de una vida activísima en Bruselas, quartier Fernand Coq.
Reanuncio mi fe no religiosa y plena en que todos estamos viajando hacia un mejor lugar. (camino no asfaltado)
Nos alejamos y acercamos a la sensación de la creación, haciendo el amor con la vida, siempre. (esa es la tercera)
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico
commenter cet article
16 juillet 2008 3 16 /07 /juillet /2008 19:47
De paso por Bruselas.
Vengo de una semana de Cuenta Cuentos. Aprendiendo lo básico de entender la belleza de la conversación. El intercambio de ideas, el contarse una historia, y disfrutarlo. Un mundo que quiero profundizar aún mucho más cuando toque, en un par de meses que continuará aquella aventura.

En la foto la leyenda de la fundación de Anveres. Antwerpen (Anveres) quiere decir mano arrojada. Este jovencito de la foto a la derecha, arrancó la mano a un gigante que no le dejaba atravesar el río, y la arrojó. De ahí el nombre de esta ciudad. Esta estatua en pleno centro de Anveres, nos está contando esta historia.

Debo confesar que mi mayor pasatiempo en la vida es escuchar y contar historias, sobre todo escuchar.

Justamente en una charla hoy , reafirmamos la evidencia de la vida como un espacio indefinido, que se irrumpe con la muerte. La única certeza de la vida es su extinción. La muerte siempre se ubica en el futuro, y de ahí que todos nuestros miedos se reflejan en lo desconocido que siempre está en el futuro, como la muerte. Así tendremos miedo a las religiones que no conocemos, a los animales, insectos, personas, exámenes, universos que no conocemos. Esa es la pena de vivir sólo para uno, con un triste egoísmo que nos hace dar cuenta que no sirve de nada aprender si es sólo para nosotros-.
De ahí la importancia en entrar en equilibrio con el entorno, porque sólo sintiéndose parte de él trascenderemos, y las preocupaciones se esfumaran, y aprenderemos a sentir como propias las emociones que se nos ofrecen en el mar, en la música que no sabemos componer y que nos apropiamos, en las sonrisas de otros, en la recuperación. Y olvidaremos la muerte, al menos ya no será tan importante.
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans Escritos
commenter cet article
1 juin 2008 7 01 /06 /juin /2008 09:13

(Pequeña reseña de mi experiencia personal a mi clase media bien chola)


A mis 5 años y 9 meses empecé el reto de aprender a leer. Lo hice en una escuela fiscal de Fe y Alegría. La escuela "Inmaculada Concepción" ubicada en la Av. Santa Cruz y Beni en Cochabamba. Las escuelas Fe y Alegría por ese año (1986) tenían una buena reputación por contar con apoyo de la Iglesia Católica directo, aunque eran parte de la educación pública gratuita.


La mayoría de los niños que asistían a la escuela venían de clases populares. Hijos e hijas de pequeños comerciantes, algunos huérfanos, y uno que otro provenía de la clase media (éramos minoría). Pasé 5 años de mi niñez en esta escuela. Uno de mis recuerdos más deliciosos el silpancho de 50 centavos que comprábamos en el recreo. Era un platillo de plástico de desayuno de colores (morado, celeste o rojo) y que incluía una pequeña porción de arroz, dos rodajas de papas fritas, una carnesita apanada de 4 por 4 centímetros y un huevito de codorniz frito. Una delicia. Fue en aquella escuela que aprendía a leer, acto que se convertiría en mi actividad favorita sobre todo al salir de la escuelita a los 10 años.



A los 10 años comencé a refugiarme en la lectura, y conocí el individualismo (que no sabía de su existencia antes). En esa época ingresé y pasé un año en el Colegio San Agustín. Recuerdo bien el día del examen de ingreso. Nos dejaban en una sala esperando (éramos muchos) en una sala, e iban llamando uno por uno a los niños candidatos al honor de ser parte de una escuela bien reputada. Yo estaba súper interesado en poder hablar con otros niños que hacían el examen, pero la mayoría tenía una actitud de miedo extraña que en ese tiempo no comprendí. Ahora sé que es lo que se llama estrés. Tengo un recuerdo lindo de ese día de examen de ingreso. Con un niño de apellido Montaño (recuerdo bien su cara hoy) nos pasamos esa mañana cantando himnos y contando chistes de pepito (Él también venía de una escuelita fiscal). Montaño terminó siendo parte de mi curso aquel 1991. En el San Agustín no fui parte de un grupo, sino de un grupo de rivalidades mutuas, en la que podía existir amistad, pero sobre todo había competencia.

Al año siguiente (1992) mi hermano se trasladaba a otro colegio (Maryknoll), mis papás pensaban que era mejor que yo me quede en el San Agustín, pero sólo por casualidad mi mamá me preguntó "¿vos estás bien el San Agustín no?, ¿seguro no quieres cambiarte?" yo no lo dudé. Quería cambiarme. Del San Agustín, me llevé un par de amistades, y fue la primera vez que me estafaron en la vida. (Cuento a parte con lo de las figuritas de un álbum tridimensional que di a compañeros de mi curso que prometieron pagarme, sigo esperando).

Pero fue en el Maryknoll (el colegio del que salí bachiller y del que conservo la mayor parte de los llamados amigos de toda la vida) que escuché por primera vez la expresión "Cholo". Uno de los que más utilizaba esta expresión es mi amigo Jorge Choque (curiosamente de apellido bastante originario). El lo utilizaba, y creo que lo sigue haciendo en forma despectiva hacia cualquiera que parezca vulgar o de educación baja, o simplemente feo o sucio. "Eres un cholo". De ahí aprendí que se podía insultar fácilmente con la palabrita aquella. "Es su chola" por decir es su chica fea, "es una chola" "pareces un cholo" "qué cholo" (todo siempre con la connotación de ordinario o vulgar.

En mis oídos se volvió normal esa expresión. El problema es que no solo en los míos, sino en casi toda la clase media o citadina. De tal forma que en el último año que pasé en Bolivia 2006-2007. Escuché comentarios tipo: "Ahora estos cholos qué se creen pues", en alusión a la reivindicación política y de derechos que impulsa el presidente Evo Morales. E innumerables veces en la calle señores de corbata diciendo a las potosinas que piden limosna "Ahora andá pedile pues limosna a tu presidente" en una frase resumiendo su asimilación de su ignorancia, y con una facilidad enorme para ignorar cómo funcionan las familias en el norte Potosí, porqué emigran al as ciudades, ni nada, relativzando su pensamiento a la condición racial y la limpieza de las ropas. La más común expresión es "Floja andá trabajá" esta ya la decían siempre, cuando yo era adolescente y se la sigue escuchando, claro que ahora está cargada de miedo.

Pero creo que lo más grave hoy en día es lo que ocurre con nuestra divina juventud clase media orangina, proveniente de la Cato, UPB, San Simón no se salva aunque en menos proporción. En fin nuestra divina juventud cochabambina (y esto se extiende tengo entendido al resto del país en distintos grados). Lo grave de lo que hablo es que se ha convertido en una forma de distinción y de moda adolescente ODIAR AL EVO, ODIAR A LOS CHOLOS. Sin discurso, sólo odiarlos porque están de moda. Para prueba basta un click en las innumerables listas Facebook que promueven un odio desmesurado e ignorante hacia todo lo que tiene origen indígena, sobre todo si es representado por Evo Morales.
Cuando ves las fotos de los integrantes, los comentarios que dejan de los grupos dan ganas de reír y llorar. No hay un solo concepto formado, una sola idea propia. Parece una repetición sistemática de un racismo no analizado. Una frase que define bien es la que decía mi colega de trabajo hace un año "antes del Evo todos estábamos bien, los campesinos estaban bien, nosotros también" Es la muestra más grande de la poca visión. Los campesinos para ella estaban bien porque no invadían su limpia ciudad con sus sucias ropas y se quedaban tranquilos en su pobreza, falta de acceso a la educación, falta de acceso a la salud, a los servicios básicos. No es que ellos estaban bien, sino que no se quejaban. Ahora que se quejan todos estamos mal.
El Facebook es un ejemplo genial porque muestra la diferencia de acceso a una computadora en Bolivia. Los indígenas no pueden si quiera colgar un post, por que no tienen un acceso mínimo a la tecnología (si no lo tienen a la salud, peor vamos a exigir al facebook), pero nada más por ese monopolio a un medio de información la juventud cochala piensa que ya tiene razón y que todos piensan que el Evo es un cholo ignorante que no entiende nada y que no puede ni hablar. Jamás se han puesto a pensar que el acento que un indígena tiene en español viene porque el español no es su lengua de origen, sino impuesta. Y no se han escuchado ellos hablando en otra lengua con su acento chistoso en inglés que da para reír pero en el cual insisten. De ahí podemos extender y extender.

Sólo quiero llegar ahí, a los pocos que leen a veces este blog y que no están de acuerdo conmigo al menos me leerán, y quizás hasta quieran discutirlo.
Conozco desde adentro mi clase media, juventud de oro ignorante en bronce, plata, diamante y facebook.

Estoy seguro que alguien que lea este artículo  dirá.
"Que cholo!".
¡Que cholo que soy!

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans Impresiones
commenter cet article