Overblog Suivre ce blog
Administration Créer mon blog

Profil

  • Gabriel Iriarte Rico - La Máquina de leer
  • Leer el mundo, emanciparse
  • Leer el mundo, emanciparse

Recherche

Catégories

15 mai 2008 4 15 /05 /mai /2008 15:39

Fue en un café en Cochabamba la primera vez que me preguntaron, ¿tú cómo visualizas el tiempo?. Entonces cogimos una servilleta y cada uno hizo un diseño de su visión del tiempo. Dibujé algo así como un espiral. No sé si sigue siendo mi visión del tiempo.
Soy un convencido que el tiempo no transcurre en las medidas que le hemos inventado con ayuda de relojes. El tiempo pasa distinto cuando estás sentado que cuando caminas, pasa de manera distinta cuando ves una buena peli de cuando esperas que el agua caliente en la caldera en invierno. O que salgan las humintas de la olla.
El tiempo no está bien medido por los relojes, pues yo llego más rápido a mis citas en bici que en cocha que me quedo 2 minutos esperando en un  semáforo. Y cuando llego a destino puede ser que el reloj diga que tardé más en la bicicleta, pero miento, y lo sé profundamente, mi cuerpo, mi mente lo saben, que es mentira.

El fin de semana fue mi cumpleaños, lo chistoso es que cuando decía la edad que cumplía (28 años) pues las caras de engañados en especial de mis compañeros de curso (promedio 23 a 24 años) parecían descomponerse; como si hubiera un engaño. Y bueno, puede que lo haya, porque tengo 28 años medidos con relojes, minutos, segundos, días, meses, áños, esas cosas que ya he dicho que son divertidas pero que no les creo naditas. Pues tal vez tengan razón, en muchas cosas parezco con síntomas más jóvenes que algunos chicos de 23 (me estrezo menos que ellos para empezar). Lo interesante de esto es que puedes vivir en realidad en supuestas varias edades. He estado y me he sentido integrado en grupos de señores de 40 cuando yo tenía 21, e igual en grupos de 19, cuando yo tenía 24, o 26. Y soy fan de jugar tonterías de revolcarse en el piso con mis sobrinos que de verdad me ven como uno de ellos cuando ellos rodeaban los 7 u 8, y yo andaba por los 20. El año pasado volvía jugar con mis sobrinos más jóvenes (segunda generación) que también anda ahora por los 8 o 9, mientras los de antes andan por los 15, y me ven con cara de extrañeza ante mi actitud.
A ver, alguna vez he sentido que sí ha pasado el tiempo. Recuerdo que a mis 20 años en una fiesta muy etiquetada se me dio por subir a una pared de unos 2 metros y saltar como lo hacía a los 6, y pues resultó que andé con una lesíon grave en la pierna por unos meses. Y sí, el tiempo pasa, pero no de una manera equitativa en los aspectos físicos, emocionales, o intelectuales. De hecho creo que en estos dos últimos el tiempo pasa, regresa, vuelve a pasar, vuelve a regresar, se va por el medio, y se transporta por donde le conviene y por donde no le conviene tanto. Físicamente, es más lineal, es cierto, pero no con medidas exactas como nos miente el reloj.

La forma del tiempo: Yo la veo en este momento por bloques, por el simple hecho de que permite ordenar acontecimientos importantes que marcan uno después de otro, pero no por minutos, es lo que pasa en nuestra vida lo que le da forma al tiempo. Y la forma del tiempo son rostros de personas queridas, son músicas que vuelven, olores de piel y comidas.

La forma del tiempo es una forma que cambia siempre, que por momentos es enorme, y por otros ligera, por momentos es pelota, y por otros libros, por momentos es aviones, o flotas, y otros bocas que te hablan, ojos que te miran que se te gravan y toman forma, la forma del tiempo.

Si una vez más esa persona que me pidió en aquel café que dibuje cómo me veo el tiempo, hoy en día, la dibujaría a ella.

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
3 mai 2008 6 03 /05 /mai /2008 16:20
Quiero creer en lo que se proyecta.
Quiero creer en las tardes buscando sombra, en las tardes sin tiempo de pensar en el tiempo.
Y mientras quiero creer, creo.

Y confío tontamente en que la injusticia buscada por manipuladores disfrazados de autonomistas, en el horizonte fracasará, quisiera que fracase hoy.

...Pero, como dices, con calma construimos el amor, amor.

Sueño con contar cuentos mientras nado en una piscina, mientras estudio Control de recursos, y mientras duermo, también sueño, sueño que cuento: 1, 2, 3 cuentos, clásicos, a niños adultos, y me proyecto en mi proyecto, y todo es posible, y las fuerzas parecen sonreir, apoyarnos, pese a la razón que dice que en absoluto será como soñamos, siempre será diferente.

...Pero, como dices, con calma construimos el amor, amor.

Hoy sin embargo, tengo esta tarde con un ópera desconocida pero profunda, una taza de café, un texto de Recursos Humanos inconcluso, un brindis ya de despedida a los 27 que se me van. Un homenaje a mi virgen de Guadalupe, tan anticatólica como la veo. Y tengo tu esperanza dada sin compromiso. y todo eso me basta esta tarde, por ser esta tarde.

Y como dices, con calma construimos el amor, amor.



Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico
commenter cet article
3 avril 2008 4 03 /04 /avril /2008 21:46
Es una frase de mi abuela citada por mi madre.
"Cuando llueve en la muerte de la luna, llueve todo el mes".  "Y siempre se cumplía su predicción", concluye mi madre.
Esta noche la luna va muriendo, para regalarnos una nueva completita en breve. Un eterno nacimiento y muerte, cada mes. Tan femenina la luna, por eso la debo amar tanto a la luna, sobre todo a la grande e iluminada que alguna vez me alumbró en un Chapare sin alumbrado público en 1990, a mis 10 años. Una hermana luna suya, también me iluminó en 1998 en Chile, en mi primer contacto con el mar, bajando esa quebrada que te lleva a Iquique, mi primer mar a mis 17, qué emoción.
Esa misma luna la vería el día que fui a la casa de Sebastían Masana en Triumbirato y Av. de los Incas, un 21 de Agosto del 2005, en Bs Aires, esa noche en que entré en los archivos secretos de Mastropiero.  Y mi luna de Montpellier. Esa que promete nacer en unos días porque esta se nos muere hoy en Bruselas. y en Cochabamba ha llovido como nunca 3 días seguidos en abril, es porque Cuando llueve en quillawañu, llueve todo el mes.
Que nos llueva fresco, que nos llueva caliente, que nos llueva bajo la luna que va a nacer
(Foto: La luna en Cocha desde mi jardín)
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico
commenter cet article
29 mars 2008 6 29 /03 /mars /2008 15:56
Ya más de una vez he dicho que para este viaje es un retiro, para nuevamente sumergirme y construirme como persona, quizás incluso mejorar (si existe escala alguna para medir aquello), en todo caso continuar el camino a sentirse más cómodo conmigo mismo. Sin duda alguna en este tipo de desafíos que además tienen la presión de éxito en los estudios del Master (pese a mi constantem mofa y ridiculzación del término éxito), estoy jugando el juego con reglas que me ponen condiciones que afortunadamente tienen fecha de finalización.

Es pues en este retiro que durante la última semana realicé un Retiro del Retiro. Gracias a la invitación de mi compañera de curso Emilie Schuer, fuimos junto a ella y 5 de sus amigas más a una casa perdida en la región de Les Ardenes. Un viaje de lunes a viernes, pero sobre todo un taller.

La casa que nos tocó, tenía tres pisos y una bodega. rodeada de un río y el bosque, y nada de civilizcación alrededor, fueron la mejor escusa para trabajar en lo que a cada uno le inspiró más. Así, yo me dediqué a la lectura de dos novelitas: “El tren pasa primero” de Elena Poniatowska, en ánimo revelde de las luchas sociales de los rieleros en ese México lindo y corrupto que ha acompañado toda su historia democrática, y el segundo “La amigdalitis de Tarzán” del querido Alfredo Bryce Echenique, una crónicaal desencuentro eterno e hilarante de una pareja que siempre se encuentra en el lugar y circunstancias equivocadas, el “Estimeated time of arrival” erróneo, como lo llama Juan Manuel Carpio, el enamorado protagonista. Una novela que permite reírse desinhibidamente de uno mismo. También pude escribir y corregir un poco cosas viejitas, un sentimiento de felicidad constante que creció dentro mío y que me hizo bien. Siguen siendo las mismas cosas las que me alimentan con calma pero profundamente. También pude trabajar en mi proyecto de tesis, y bueno, dándole forma a aquello.

Las chicas se didicaron una a la escultura, otras al dibujo, otra a la lectura como yo, y otras al trabajo de estudios.

Me encargué con pasión del enscendido de la chimenea como buen varón del grupo, y me dejé fascinar por el fuego como cualquier humano que se respete.  En la noche hicimos juegos de mesa: Pictionary (en francés, o sea que en desventaja yo), y Detective en el que si pude ganar a las damas presentes, para angustia de una de ellas feminista declarada que fue quien levantó el grito al viento de que el único varón en la sala había salido con la victoria. Hasta ese momento yo no había tenido consciencia de aquello, creo que afectó más a sus compañeras que a mí su angustia. En fin también nos hicimos una noche Les Luthiers, y yo como en casa y siempre compartiendo la risa que tanto me gusta compartirla e incluso a veces estudiarla y descifrarla. Pensé mucho en mi familia, en el cielo y las estrellas, pese a la nieve, y en seguir contruyéndome. Feliz con ese retiro del retiro.
En mi vuelta a Bruselas, trato de hacer un ritmo lindo que me haga bien, hoy psicina, una comida rica, un seminario "pensando al mundo desde Bolivia", y la ópera La Traviatta de Verdi que trato de comenzar a hacer mi colección que viene cada sábado con Le Soir, el periódico de aquí.
Abrazos a todos
PD.- También feliz de haberme desinscrito hoy de esa cosa a la moda del voyerismo llamada Facebook.
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico
commenter cet article
21 mars 2008 5 21 /03 /mars /2008 12:53
gabo-ilu.jpgNo puedo ocultar mi profunda tristeza al constatar que nuestras precarias sociedades, mientras más avanzan, más se privan de su humanidad y se dedican a presenciar humanidades ficticias. Así las series de televisión nos muestran escenas de alegría y tristeza, y la gente simula sentir eso, y al salir del cine o al terminar el capiítulo de la novela, lo comenta. Lo mismo al ir al teatro, o ver el final de las noticias, en una espera de tener más noticias, más piezas de teatro, más películas de ese director que le gusta. Entonces mientras espera va a la tienda y se compra la película, o el disco, y lo reproduce, y reproduce una segunda, tercera vez la emoción, siempre cada vez más pobre que la primera. A veces mientras vemos una peli por primera vez, o escuchamos una canción por primera vez ya preveemos bajarla de internet o comprarla. Simplemente para el gusto de repetir de manera autónoma ese placer primero, claro que nunca igual. Para mi el problema en ese caso radica en que dejamos de darle importancia al instante único, siempre estamos reproduciendo. Nos volvemos más insesibles, vemos pasar el dolor y la alegría frente a los ojos, y simulamos que los sentimos, sin realmente vivirlos, somos espectadores de la humanidad, y la imagen es triste al ponerme yo como espectador de esa realidad.

En los 90s había una pareja de artistas que hartos del consumismo se propusieron vivir como un siglo antes, sin los efectos del modernismo y la industria. Se vestían como ataño, pero tampoco utilizaban ningún producto moderno (incluidas razuradoras, todo a navaja, hacian pis en los bacines de metal, se bañaban hechándose agua, se transportaban a pie, o en una carreta en que el hombre llevaba a su dama, en fin, fuera de lo chistoso que era verlos vestidos con sus sombreros de copa alta). Lo interesante es que se dieron cuenta que tomaban demasiado tiempo durante el día en hacer las cosas mínimas para subsituir como el cuidado personal, y el mantenimiento, como no tenían ambición de acumulación de dinero (porque no les servían los productos modernos a comprar) el resto del tiempo lo dedicaban a cantar, a pintar, su entrentenimiento lo creaban entre ellos pues no tenían tele.  Descubrieron también que la sociedad tenía demasiados problemas porque la gente tenía mucho tiempo libre que desperdiciaba trabajando en oficinas aburridísimas, matándose para amasar dinero que no era un objetivo deseable en sí, pues se trataba de pedazos de papel, y que tenía que llenar ese inmenso vacío con tele y productos culturales ya preparados, al igual que la comida. Resultado: Drogadicción en crecimiento, depresiones por doquier pero todos guardando cierta compostura y aire de modernidad bastante kitch.

En fin que el ejemplo de los dos artistas me sirve para siempre meterse todo en pregunta una vez más. Hasta dónde vale la pena hacer lo que hacemos por asegurar nuestro futuro, nuetro dinierito, si es a costo de nuestra humanidad. Me parece muy triste. No llamo a la revelión artística, sólo expreso esa furstración. Pues yo también hay días en que me veo inmerso en un mundo con el cuál no comparto sus bases de contrucción por tristes y depresivas. El hacer un master en Bélgica para tener mejores oportunidades de trabajo me parece patético y me aveguenza pensar así. Prefiero pensar que aquí me dedico a leer mis novelitas, aprender algo sobre estas otras culturas, escribir un poco, y a lado estudiar de qué se trata ese mundo del dinero, que quizás lo use en el futuro con fines personales pero no de acumulación de bienes. En fin que sólo de esa forma puedo seguir presenciando este espectáculo triste de un mundo público de la humanidad, que no actúa, sino que ve las emociones desfilar delante sus rostros.

Los que sean valientes y humanos aún, espero renuncien a eso. Y actuen y sean artistas de su existencia.
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
6 mars 2008 4 06 /03 /mars /2008 17:33
xuxa.jpgXuxa,  aquella rubia que inauguró  la tanga en mi memoria, es conmemorada hoy. Por ahí las fuentes me dicen que El Show de Xuxa se sigue haciendo en Brasil,  la verdad no  tengo  ganas de verlo , una Xuxa con más de 40 es la antitésis en  los buenos recuerdos.
El Show era básicamente pésimo aún para su época, los concursos igual, las canciones lamentables. Pero Xuxa irradiaba sensualidad a los que por entonces entrabamos en  la adolescencia. Y no sólo la rubia favorita de los bajitos de 11  años de mi época, sino también los adultos como más de un tío mío que seguía  con los ojos  de arriba a abajo los saltos de Xuxa  en la pantalla.  Recuerdo que canal 2 organizó un concurso en Cochabamba  y decía que Xuxa traería regalos. Pues los regalos llegaron pero no Xuxa, quizás todos entendimos mal, pero fue un fiasco, sobre todo para los que no ganamos nada y encima no vimos a Xuxa en Cochabamba. Recuerdo a mi amigo Coco contándome mientras volvíamos de l  cole sobre una película pornográfica que había hecho la rubia favorita de los niños (y  de los que evidentemente no lo eran ya, fue justamente a éste segundo grupo al que más interesó la famosa cinta). Nunca vimos la película pese a que Coco la buscó en Video Clubs de mala muerte, y comentamos mucho sobre esa película que nunca vimos pero imaginamos, conjeturas de jóvenes con ganas de descubrir los secretos de esa imagen provocadora.
Nos olvidamos un poco fácil de la Xuxa, creo que su debacle en nuestra memoria comenzó cuando una vez asistió a su show con una cuellera pues había tenido un accidente y no podía mover el cuello, nos mató todo el líbido esa imagen. Nos pasamos Nubeluz, que nos ofreció tres chicas en tres formatos mucho mas producidos y pues creo que a Xuxa la olvidamos, un desastre los chicos en esa época. Algo parecido hacíamos al enamorarnos y desenamorarnos con mucha facilidad de ocasionales compañeras en el cole. Una de las nubeluz murió asesinada y creo que andaba en drogas, mal muy mal ejemplo para nuestra generación, así que lo dejamos, intentamos con la Casimira Lema que era local y daba Sipiripi, era linda la Casimira (ahora conductora del noticiero central de ATB) pero nuestra adolescencia finalizaba, y la vida nos invadía ya fuera de la tele en fiestas, en amores mas reales, en campeonatos apasionados de fútbol, en teatro, y luego nos olvidamos de toda esa primera época que la inauguró Xuxa, la primera rubia idealizada de nuestras pantallas. Amante del fallecido Airton Sena, y de Pelé (pendejos).  Creo que ambos la dejaron. bueno el primero claramente pues nos dejó a todos conduciendo su Maclaren en el circuito de Imola el desgraciado año de 1994 (cuando nosotros también dejábamos a XUXA), yo era el mejor arquero del mundo en esa época, 15 penales seguidos atajados, luego fui el mejor nadador de pecho, la única competencia local que participé gané(hasta lo de la sinusitis) .

Y luego nada, ni XUXA, ni Casimira, ni Marta Sanchez, ni Salmita Hayek (habría que hablar otro artículo de estas mujeres de paso por nuestro colectivo adolescente del Marykonll  primero medio blanco 1994. Saludos a ellas, homenajes a ellas y a los desastrosos y poco fieles admiradores que fuimos.

AVISO FUERA DE TEMA- Me comentan y he podido constatar que no es posible hacer comentarios en el blog. Pues supongo que es un problema del Over Blog, pues en mi administrador está activada la opción, confío en que en un plazo breve será posible volver a hacerlo. (Y no, no es censura para los suceptibles)
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico
commenter cet article
20 février 2008 3 20 /02 /février /2008 22:13
Luego del último desembarque hemos pasado días en fase de instalación y revisión de estado de las cosas. Las cuentas no han salido del todo favorables, pero hemos podido hacer un buen análisis de los problemas de fondo que arrastra nuestra embarcación. Sostenida en vicios acumulados y en un estatismo propio de quien no se acostumbra a no errar sin su propia voluntad, hemos errado por lugares no previstos. Por eso al hacer este estado de cuentas, amarramos más fuerte las cuerdas a puerto. Tomamos un buen mate de Coca, de esos que se preparan en la altitud del lago, camino de Copacabana a la Isla del Sol, en ese mar encerrado y más pacífico que El Pacífico. Volvemos ahí en una breve divagación y nos ponemos a trabajar en las reparaciones de nuestra pequeñísima embarcación.

Hay problemas en el izado de la bandera, un mástil más resistente, madera dura y firme para mostrar de dónde venimos y se nos identifique con claridad aunque arrogantes no somos por código interno. A nivel cocina estamos bien. Los días se van alargando rápidamente aquí al norte, nos comenzamos a preparar para la llegada de la primavera y con alegría despedir este invierno tan distinto de un marinero acostumbrado a las aguas del sur. Hoy hay una luna llena muy visible y nos recuerda el contacto con todos los seres capaces de verla, pensamos en algunos en especial, que quedan esparcidos por el mundo, y la naturaleza que nos da un momento la posibilidad de contacto directo a través de ese satélite. Hablo del cielo y las estrella, y a ellos me refiero con cariño pues ha sido gracias a esto que he podido mantener algún contacto con la esencia mía, ahora clarificada, y en busca de renovación audaz. Sopla una brisa.

Debemos revisar bien las cartas de navegación, estamos a cargo de estudios por los que nos paga la Junta a la que debemos los gastos pecuniarios del viaje. Así que debemos cumplir los objetivos trazados de enriquecimiento y descubrimiento de saberes. Una tontería todo eso expresado de ese modo.

EL capitán da orden de soltar amarras, hacer inspección de la noche, y un breve paseo de reconocimiento por la costa. Volvemos a ver el cielo, las estrellas y esta luna. Con la tranquilidad e inconsciencia de quien nada claro tiene en el horizonte, sólo la motivación de avanzar, sonreímos, y así nos quedamos. Suelte amarras Gaviero, dice el capitán, yo obedezco.
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
8 février 2008 5 08 /02 /février /2008 00:41
Bueno, estoy de viaje, muy bien, disfrutando del Cielo y las Estrellas. Luego volveré a dedicarme a los estudios.

Pero hace unas horas encontré un artículo mío perdido que debe datar de marzo del 2007. Asi que sólamente por poner al día, y porque me gusta el asunto del romanticismo del pueblo, y creo valedero su postulado del uso malo de los medios lo reproduzco a continuación:

Los buenos, los malos, y los medios (de comunicación)

 

Todavía ahora se hacen filas para cobrar sueldos, aguinaldos, jubilaciones o tomar una ficha para ser atendido en el seguro de salud. En las instituciones bancarias eso ha cambiado. Ahora al entrar arrancamos un nuecerito, son sentamos cómodos y vemos una pantalla que va cambiando de número hasta que marca el nuestro y entonces hacemos nuestra operación bancaria. Este cambio no sólo nos ha traído comodidad, también nos ha quitado la posibilidad de colarnos en filas o de odiar y envidiar a quien está adelante, además de pasarnos videos musicales que nos tranquilizan la espera de la ventanilla que nos queda. Es gracias a estas pantallas que hoy he vuelto a recordar en la bondad de la gente. Luego de sacar mi ficha me senté y habían unas veinte personas más esperando su turno, en la pantalla se pasaba un video clip de un grupo de reggae paceño que nadie, dio mucha importancia, luego vino otro de rock que pasó sin pena ni gloria. Hasta que finalmente salió un video clip de Marco Antonio Solís, evita atropellar a un niño mientras conduce y causa de la maniobra el sufre un accidente que lo tiene moribundo el ochenta por ciento del video clip, hasta que finalmente muere en brazos de la mujer que ama. El video clip lleva subtítulos de los diálogos que no podemos escuchar ya que estamos escuchando la romántica canción del ex buki. Estos subtítulos ahondan el lamento del cantante antes de morir, hasta que su mujer le dice “no me dejes”, y el responde con una pregunta “¿el niño está bien?”, para finalmente concluir con “te amaré por siempre”. Debo confesar que yo también seguí la trama atentamente del video clip y  no me perdí los detalles, pero me di cuanta que no era el único. La gran mayoría de los que esperaban su turno también seguía atentamente nuestra historia sobre los números de tickets, hasta hubo algún cliente que se levantó para dirigirse a la ventanilla que le tocaba, sin quitar la vista a la tele, queriendo ver en qué terminaba la historia.

Entonces volví a creer en las historias simples y en la facilidad de conmoverse de la gente. La gente en nuestro país y en nuestro continente en general guarda un cercanía plausible con todo lo que es sentimiento. Todo lo contrario de quienes rechazan cualquier cosa sentimental por considerarla poco inteligente, o kitch, o ñoña, o corta venas, es decir por descalificar el sentimiento desde un razonamiento. Gracias a dios, en el banco, hoy me di cuenta que son la gran minoría.

 

El problema de una sociedad así de susceptible y sentimentalista es que es propensa al engaño, y eso lo saben bien todos los directores de medios de comunicación, los jefes de prensa, políticos y empresarios con acciones en los medios que han elegido de manera arbitraria e inteligente dejar de lado sus sentimientos y enfocarse en explotar los de los otros a través del escándalo sin ética. Nada guardo contra la crónica roja, hablo de bajar la calidad de un informativo y dejar de seleccionar las noticias. La importancia de una noticia, en teoría, radica en la cercanía y el interés hacia el público. Además de su equilibrio de fuentes que le den profundidad y credibilidad. Ahora a diferencia de hace diez años, gozamos de noticieros dinámicos y coloridos, con música y efectos, pero con noticias de fuentes únicas como: El senador tantos denuncia: (palabras del senador) fin de la nota, volvemos a estudios, en otras noticias… y así deambulamos en lo que ha llegado a ser una ventana para escuchar ya no las noticias sino las opiniones de quien le interesa al medio mostrar.

No concibo que a la misma hora el noticiero del canal 7 muestre un país y a la misma hora el noticiero de telepaís, muestren dos Bolivias totalmente distintas, que no tienen nada que ver una con la otra.

 

La responsabilidad del medio no sólo está en mostrar lo que al público quiere ver (como decía un jefe de prensa de un canal local), la responsabilidad está en acercarse a la verdad y traer desarrollo también a través de los medios de comunicación. Porque si queremos entretener y nada más podemos poner videoclips de Marco Antonio Solís, porque llegan al alma y son bien producidos. Pero necesitamos compromiso también de parte de los medios. No se puede transmitir en vivo las peleas de enero con el único afán de ver quien pega a quien. Los medios han dejado de ser comunicadores, ahora son incitadores y da pena, no por ellos que les va bien, sino por la pobreza de sus noticias y la desinformación en la que nos meten a todos.

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
13 janvier 2008 7 13 /01 /janvier /2008 16:35
Nació Mateo, fue el primer mensaje que recibí hoy, cuando aún tomaba consciencia del día. El mensaje viene de Pablo, aquel amigo, hermano que hace unos 11 años me había propuesto ser el padrino de su primer hijo (teníamos 16 años entonces). Hoy nació Mateo, su primigénito y comparto su alegría, y además la alegría de la renovación.

Una visión antigua que siempre ayuda a comprender la vida y quitarse presiones. El Pachacuti dirían los Tiwanacotas, el nuevo nacer. Cuando nos entendemos como parte de un universo grande en el que nosotros como individuos no somos el centro sino una parte que da equilibrio y somos escenciales porque podemos ayudar al mejoramiento de la sociedad, a la preservacion de la especia y de las ideas, y de las aspiraciones de nuestros genes que compartimos con el resto de la sociedad. Entonces nos damos cuenta de la gran equivocación de la visión competitiva de uno ser mejor que el otro, en vez de uno apoyarse en el otro, uno con el otro hacer un tercero. Si la humanidad en sí se basa en la unión para continuar existiendo, físicamente. Acompañar ideas, compartirlas, discutir, crear. De eso se trata este Pachacuti, este nuevo nacer que está presente en el nacimiento de un niño, pero también en todo nacimiento en sociedad, de ideas, de compañeros. Entre dos o entre más tenemos la misión de hacer mejor ese nuevo nacimiento, darle todo nuestro conocimiento, no vamos a competir con el nuevo, tampoco con el que hicimos la nueva vida.

Por eso debe ser que me siento desconcertado en épocas de exámenes en que deciden evaluarnos y hacernos una medición competitiva. Entiendo la necesidad de evaluar la calidad de nuestros conocimientos, pero deberíamos ser capaces de otros métodos. El peligro más que en la Universidad, se ve luego cuando se traduce en sociedades en las que compañeros compiten entre sí por otras calificaciones como sueldos, puestos de prestigio, etc. Y llegamos a la sinverguenzura de darnos pena de quienes no lograron el supuesto éxito profesional. Creo que esa sociedad de competición, de egoísmos e individualismo, jamás entrará en acuerdo con el Pachacuti, con el ciclo de la vida, y siempre dejará frustraciones en la individualidad y en el conjunto, siempre nos faltará algo del otro. Siempre querremos el amor que el otro tiene y nosotros no, el dinero, el deporte, la salud, la tranquilidad, el trabajo. Todo esa visión de la pertenencia, de amar con pertenencia nos mata en el futuro con previsión. Por eso es imperioso un cambio de visión, porque no importa nunca tener más, sino vivir bien. Nacer siempre, nacer.

Cuando creamos una nueva Constitución, también tenemos que aportar para hacerla mejor, no destruirla, no matarla, sobre todo cuando nos damos cuenta que ésta Constitución nos incluye a todos, distribuye la riqueza a más y mejor. Por eso es interesante la reunión de prefectos y gobierno si esta es sincera. Ojalá así sea, y este nuevo nacer, este Pachacuti, nos beneficie a todos.

En una foto que me envía mi amigo Pablo, Mateo lleva una chompa con una G marcada en su pecho, yo sé que no fue adrede, pero de alguna forma yo estoy presente en esa G, o quiero verme presente, quiero aportar a esa vida fantástica de alguien tan querido. Felicidades Pablo y Adriana.

(En la foto yo a los 3 años)
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
5 janvier 2008 6 05 /01 /janvier /2008 18:16
Los viajes y sobre todo los retornos a lugares que marcaron época son y siempre han sido  espacios que no pertenecen más al tiempo tal cuál es definido por la lógica. Así en mi regreso a Montpellier después de más de un año y medio después de mi partida, en pricipio definitiva, sentí una congoja por un imposible realizado, una alegría inconmesurable de retomar lo dejado sin quererlo deja. Los abrazos se extendieron por la calle aún sin ser esperados como aquel con Audrey, nada más unos minutos luego de mi llegada en la Rue de la Loge, sin cita, como si día anterior nos hubiéramos despedido en el colegio, y no fue así, pero así lo sentí. O encontrar sentados a los profes de español de Joffre en la misma posición que tantas veces los vi en esos otros tiempos, alegría, también tristeza de la no sorpresa, o quizás sorpresa de lo que no cambia, de lo que no sorprende. Y en ello nos quedamos instalados en una segura alegría, confortable, llevadera, que se instala en todo el cuerpo. Con el paso de los días nos daremos cuenta que efectivamente tras esa superficie de no cambio muchas cosas cambiaron entre la gente que dejé en Montpellier: Ana y José ya no están juntos ni lo intentan. Didier piensa dejar Joffre este año, la nueva asistente de ruso es más linda que la anterior.

Entonces voy a la peluquería que también había dejado hace ese tiempo que no hay que contarlo pues ya no cuenta o no es importante, y me corto el pelo, y ella, la peluquera, me reconoce y me dice que hace tiempo que no venía, mi cabello ha crecido mucho: cómo te corto?: como siempre.
Montpellier exisite y perdura, y cuando lo dejo ya lo dejo con más naturalidad, ya lo dejo sabiendo que siempre estará allá, ya no me deja como me dejó desgarradoramente hace ese tiempo. Parto sin partir, sabiendo que el tiempo no tiene importancia, y son espacios indefinidos y que los encuentros y las redes se tejen infinitamente y nos llevan siempre a más encuentros, siempre más

De mi pasaje fuera del tiempo por Montpellier paso un año nuevo inquieto, de encuentros y emocional y hasta conflictivo en Paris. En Paris, como soy un tonto no lo he dicho mas ni a todas las voces, he disfrutado de la mejor compañía del mundo: Elena, La Hermosa.

Dejo Paris para finalmente meterme en ambiente de exámenes en Bruselas, 10 días de pruebas a las que no estoy habituado pero no queda más que batirse.

Continúo demabulando luego en un NO tiempo, en un compendio de emociones que vienen en grupos o paquetes de personas que me saludan abrazan o pasan. Ahora me encierro en mi cuarto desde hace 48 horas, tengo reservas para concinarme y cantar un poco en la noche. No hay nadie en casa, y a ratos escucho murmullos de las semanas que acaban de pasar con tantas alegrías y felicidades.

En la foto arriva: de vuelta en la Puerta de Montpellier
Abajo a la derecha: Con Alex y Vince en Tuilleries
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article