Overblog Suivre ce blog
Administration Créer mon blog

Profil

  • Gabriel Iriarte Rico - La Máquina de leer
  • Leer el mundo, emanciparse
  • Leer el mundo, emanciparse

Recherche

Catégories

2 avril 2007 1 02 /04 /avril /2007 22:08

Así pues

Avanzamos. A veces sin rumbo, a veces con.

Tengo un depar lindo, eso es bueno, con dos compañeras de lujo que llenan la casa de alegría, y prometen enseñarme la Alta Cocina.

Me visita en la ciudad Anne, la gente buena viene a demostar su fiermeza en este compromiso, llamado solidaridad, compañerismo y la tan gastada palabra: amistad.

A veces uno es un exeso, pero las cosas aunque tardan, vuelven a su nivel.

El país cambia, a veces con rumbo, a veces sin.

Je blog, el mundo sin sentido

Son dos, son tres, son cuatro, y nunca más dos, dieciseis, veinte, nos alejamos, y da vértigo tan arriba, nos imponen responsavilidades, veinti cuatro, renunciamos a las responsabilidades, veinteseis al final, por un momento, par de meses para el veintisiete. Nunca uno, no hay recuerdos del uno.

Queso, fuente de vida, fuente de sabor con el vino, mundo de sabor, boca contraste, boca con boca lo mejor. Silpancho, más sabor, lomo puré y chorrellana, gastronomía, gases luego de la gastronomía. No recomindo Coca Cola acompañando nada. Vino, en el peor de los casos un bueno jugo natural y la compañia de los compañeros, de los solidarios. En eso estamos.

Je blog,

de algo servirá, al menos de nada

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
1 mars 2007 4 01 /03 /mars /2007 23:07

Hola a todos

Perdón por el largo silencio. Ahora sí la imagen de la ch'alla de la anterior semana. Pues aquí vivo en época de aparente éxito profesional, con mucho trabajo maravilloso en la acción cultural de la Alianza Francesa. Pero quizás la más importante novedad es que me han invitado de dos Universidades a ser Docente titular: La primera es la Universidad Franz Tamayo y la segunda La Universidad Católica Boliviana. Esto ha comenzado a principios de febrero y la verdad que con mucho estrés, se tratan de dos materias que jamás había dictado, sobre todo en U Católica, la materia se llama "Pensamiento Crítico" y pues tuve que sumergirme en el mundo del análisis y del pensamiento crítico. De todas formas cada vez tengo material más interesante. Pese a la diferencia de edades corta con la mayoría de los alumnos y muchos de ellos también son mayores que yo. En fin, en la biblioteca de la Universidad no me querían dar libros como docente, tuvieron que ver su archivo y luego disculparse " es que tenía cara de alumno y no de docente".

Todo esta ficción me entretiene más tiempo del deseado, no dejo de pensar en las noches en dejar todo. Va a ser siempre mi deseo dejar todo y a todos, el abandono es uno de las sensaciones de mayor purificación humana y me encanta practicarla, abandonarse a si mismo.

En este resúmen en el que en la Universidad nadie me dice Gabriel, sino Licenciado, en la pérdida de la identidad, voy peridéndome de las lecturas maravillosas de las noches, extraño por ejemplo los tiempos de las aventuras del Gaviero, hace como un mes y medio que no tengo opción de perderme en relatos. Definitamente, esta pérdida de la identidad que creía que tenía no me gusta del todo, sobre todo porque está disfrazada del éxito profesional del que hablaba la principio. Ahora más que nunca me doy cuenta que no me interesa el éxito profesional más que para ganarme la vida, simpre hay que buscar un equilibrio al respecto, veremos cómo nos va en esta búsqueda, no soy muy optimista al respecto. Pero siempre los viajes son mi esperanza de abandono, de recomienzo.

Veremos jóvenes. He recibido, por otro lado, la mravillosa compañía de Elorri este mes que no deja de traer alegría a la vida en la Alianza Francesa y la vida urbana cochabambina. Elorri, me ha acompañado de manera incondicional y firme en las últimas semanas, por ello se lo agradezco. Por burlarse de mí, por disfrutar de la comida tanto como yo. A Cochabamba venimos a comer.

Besos

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
20 janvier 2007 6 20 /01 /janvier /2007 18:22

Hace semanas que mi amiga Carla Rojas, con quien inauguramos el programa televisivo “El mañanero” en el Canal 9, me venía invitando a una reunión de productos de cuidado de la salud. Ella sigue haciendo la conducción del programa y nuestros encuentros casi siempre tienen que ver con el pedido mío de darnos cobertura a las actividades culturales de la Alianza. Durante el festival de Cine Europeo, en diciembre, Carla me había hecho la propuesta de vernos más seguido y ahí lanzó que la acompañara a las reuniones de cuidado de la salud. A mi el tema no me sonaba muy atractivo, pero aprecio mucho a Carla y me era difícil decir un no definitivo. Por muchas razones fui posponiendo el encuentro, primero era la visita de Natalia en Bolivia, luego la guerra de la prefectura y finalmente la última semana no tuve excusa ni conmigo mismo para no ir. Además me quedaba de camino a una cita de vinos y queso en casa de amigos, tenía una media hora fácil para desperdiciar. Carla me recibió con su gran sonrisa como siempre y me hizo tomar asiento. Ahí me encontré con un antiguo amigo de colegio al que también había invitado la misma Carla y que estaba igual de perdido sobre el asunto de la reunión. Luego de ponernos al día en nuestras vidas, me sentí mejor de estar acompañado, no me hacía mucha gracia el ambiente a secta que se veía en los rostros forzadamente sonrientes de quienes frecuentaban el lugar, todos tenían un prendedor en el pecho que decía algo cómo “Tengo el peso ideal, pregúntame cómo”, ya me comenzaron las ganas de irme, pero decidí disfrutar de lo que venía que no prometía ser muy serio.

Nos hicieron pasar a un salón de eventos mediano, con una pequeña pantalla en el frente y música de moda, exactamente era un reguetón: “Atrévete”. Luego de unos minutos, la sala estaba llena y un joven con cara de comedia salió bailando al frente y empezó a hablar un poco atropelladamente como si nos diera la bienvenida a una fiesta, mientras el sector de atrás de la sala aplaudía bulliciosamente, dando alaridos de contento nada naturales. Tragué seco. Nos soltaron un video sobre lo que era Herbalife, todo en inglés subtitulado, una pésima edición que contaba sobre una empresa enorme que se basaba en discursos multitudinarios y vendía bajar de peso y un supuesto bienestar. Luego una chica que a decir verdad era bastante mala oradora -he visto muchos mejores vendedores en las flotas que venden matesitos, collares, baba de caracol y hasta alambres con forma de flores y he estado al borde de comprarles- nos explicó sobre el producto; me causó escalofrío porque se trataba de en vez de comer tomar un jugo espeso en la mañana, otro en la noche (sabor frambuesa y vanilla) en vez de nuestros bifes, silpanchos, ajís de lengua, majaditos, truchas, charque. Ni siquiera tomar una gota de nada más que no sea el dichoso jugo aquel –con consuelo yo pensaba en mi botella de vino y mi queso roquefort que llevaba en mi bolsa-. Pasaron a ofrecernos degustar el producto, era espantoso, la música sonaba “Atrévete, ponte hi”.

El evento comenzaba a durar más de lo previsto y mi celular vibraba, mis amigos me esperaban para la mesa de quesos prometida. Hice un gesto de quererme levantar y en eso vi a Carla que parecía entrar en pánico al ver mi actitud inquieta. Volví a tomar asiento, ahora Carla pasó al frente, primero a cenar, es decir a tomar su jugo que quita hambre y fortalece. Luego explicó mil fórmulas inequívocas para hacerse millonario con la empresa, y yo ya estaba convencido que jamás me metería en una empresa así ni por millones de dólares al día, lo digo en serio. Luego de las mil formas de hacerse rico, comenzaron a desfilar personas que habían enflaquecido y llevaban ganancias de una media de 600 dólares al mes. No lo soporté más, no sé en qué habrá terminado el asunto, ese rato huí precipitadamente, la noche me protegió y el aire fresco me hizo ver que había un mundo también sin obsesiones. Tuve una linda velada en la que comí mucho jamón, quesos, tomamos vino y un poco de cerveza. Carla me llamó a mi celular para decirme si no me animaba a entrar a la empresa. Le dije que no tenía coraje para vender algo en lo que no creía, pero le mandaría clientes.

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
12 janvier 2007 5 12 /01 /janvier /2007 02:37
Hoy mi grado de indignación ha llegado a su más alto nivel. No puedo creer que todos los medios privados hayan tomado partido y ni si quiera se hayan solidarizado con los muertos de Cochabamba. Prestarse a un juego político es lo más bajo si es encima costo de vidas humanas. Que bajo lo que han hecho los medios, sus responsables de prensa. No voy a decir que han sido pagados, y asumiendo que no están involucrados en ningún movimiento conspiratorio, entonces no me cabe duda que lo que son cuando menos nada profesionales, nada éticos ni equitativos. Prestarse a un  juego a costo de vidas, es lo más bajo que puede pasar.
Hoy a las de las 16:45 ¡ una llamada a mi celular, tengo el número registrado es el 70741740. Un chico me dio su nombre, apellidaba Coronel. Y me dijo "Gabo, vamos a la marcha por la democracia a pegar campesinos". No sé cómo este sujeto tenía mi celular, ni cómo sabía mi nombre. Yo en mi asombro no supe qué responder y sólo le dije que no conocía a nadie con su nombre, luego cortó. Supongo que se equivocó de Gabo, pero ese no es el punto. Automóviles recorrían la zona norte de la ciudad con altavoces convocando a la gente a sumarse a esta marcha. Y ahí comenzó la debacle que dejó cerca de 100 heridos y 2 muertos. El prefecto es un sinvergüenza manipulador a quien no le importa enviar a la población civil y decirle que expulsen a campesinos de la ciudad (ellos son habitantes del departamento y tienen derecho de protestar en la capital). Una vergüenza el racismo, el odio creado e impulsado desde los medios de comunicación. Mauricio Noya (jefe de prensa de Notivisión) dijo esta noche "Ya no importa de quién es la culpa de las muertes, hay que apaciguarse entre los que defienden la democracia y los cocaleros" Qué asco de periodista, yo pensaba que alguien que ha estudiado mi carrera, salido de mi Universidad, al menos era capaz de guardar distancia, luego de un día trágico como hoy. Claro que importa la responsabilidad de los muertos, uno de los muertos murió a bala. El prefecto en acto totalmente claro de conspiración, viajó en la tarde a La Paz a reunirse con todos los prefectos opositores, ¿a reunirse para qué?. Y me ha pasado que gente ciega me ponga comentarios racistas en este blog,es posible que vuelva a pasar.  Al menos yo habré dicho una verdad que no se dice en los medios sin ética periodística.

El Gobierno tiene un error que viene de sus tiempos sindicales, es torpe, sigue siendo torpe y torpemente reacciona ante la mugre de sus opositores. Nada justifica la muerte. Los culpables deben pagar. El prefecto no puede lavarse las manos, el gobierno tampoco. No somos marionetas de nadie pero así nos quieren manejar. Cuanta ignorancia en la clase media y sus comentarios racistas "hay que botar a los campeches". Que asco Que Asco. Siento bronca, tristeza. La ambición parece que es el sentimiento más grande la humanidad, la ambición de Manfred Reyes Villa, los que siempre tuvieron y vivieron del poder es capaz de mandarnos a la muerte hipócritamente bajo una bandera democrática. Rocío Molina, Boris Blacutt, conocidos míos, podría decir que amigos, ahora me dan vergüenza. Los periodistas no pueden ser cómplices de la basura, porque se convierten en basura. Quiero salvar a Jhon Arandia en esta crítica, periodista de la Red Uno, que en su programa "Que no me pierda" buscó equilibrio y salidas al conflicto con la opinión dela intelectual y ex defensora del pueblo Ana María de Campero, quien denunció el carácter sindicalista y proselitista de los prefectos. En PAT Jimmy Iturri también hizo un trabajo interesante. Felicidades a Jhon Arandia, de verdad, ese es un espíritu periodístico correcto, me siento orgulloso de él, alguna vez crucé palabras con él, como traductor en nuestro festival de marionetas hace un par de años. Pero no puedo decir que lo conozco, pero fue brillante en su trabajo hoy, sólo le puedo decir: Felicidades Señor Periodista, que pena que esté sólo en ese trabajo ético correcto.

Es horrible lo que se ha hecho hoy, cruel, cínico hasta el extremo, lo peor es que amenaza con continuar. El gobierno ha entrado en ese juego y eso es una pena. Quiero un país mejor, pero hay intereses tan manipuladores que están dispuestos a matarnos a todos por tener su pedazo de riqueza sucia y putrefacta intacta.

Mi nombre es Gabriel Iriarte Rico, creía en la gente, aún creo en alguna gente, soy Comunicador sin ninguna ambición política ni monetaria, es más en Julio de este año, es muy posible que deje mi trabajo y parta en busca de la princesa, en un lugar perdido del oceano índico, yo lo único por lo que me juego es por la verdad, aquí pinto para eso.

Manfred Reyes Villa es la basura más grande y el aborto de un sistema obsoleto carente de inteligencia. Está en campaña política y no le importa en lo más mínimo las muertes, el va a seguir el juego hasta el final, nada le importa, sólo su poder y garantizar sus viajes a Miami.

( En la foto la nada pacífica marcha de ayer, cuando no hubo muertos, hoy fue peor, a eso llamamos lucha por la democracia) Ojalá todos los hipócritas se vayan a la basura y se pudran, pero temo que seguirán manipulando y matando gente, su ambición siempre será más grande
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans Impresiones
commenter cet article
6 janvier 2007 6 06 /01 /janvier /2007 16:45
Hay personas en este mundo que parecen ser verdaderas fuentes de ideas, todo el rato tienen iniciativas y te las cuentan. Estas personas por lo general tienen el problema que al tener tantas iniciativas al querer aplicar una de ellas ya tienen una nueva que les atrae más. Para mi son fuente de sana envidia, menciono entre estas personas de ideas inagotables a Marcelo Barrios (Titiritero de Leomar), Willy Rocabado (degenerado amigo y proyectólogo de empresas arboleras, periodísticas, fotografía, lecturas y disfrutador de la sonrisa de su hijo), Anne Aparicio (à l'appareil, otra fuente inagotable de ideas y utopías, aunque le enfade que hable de ella). Pero hoy me voy a referir a mi amigo Rodrigo Antezana y a la iniciativa que inició hace como un mes de crear una mascota boliviana, al mejor estilo de la Marianne de Francia o el Tío Sam para EEUU. Una mascota que nos identifique como país en sus contradicciones y virtudes. La idea es totalmente abierta y ha sido idea de Rodrigo que ha decidido esta vez llevar hasta puerto seguro su idea, así que no me queda más que apoyarlo. Rodrigo se gana el afecto inmediato de quienes llegana conocerlo y no lo juzgan por su inentendible afición a la derecha mundial (yo también he querido matarlo alguna vez por estas ideas, pero siempre aceptaré la otredad de una persona que en sí es bondadosa).*
Bueno, así paso directamente a la convocatoria copiada del blog de Rodrigo:

CONCURSO ‘MASCOTA BOLIVIANA’ (Nacional y Departamental)


Objetivo: El objetivo del concurso es escoger mascotas, zoomorfas o personalizadas, una que represente a Bolivia, y otras para cada uno de los departamentos del país. Así, se busca un total de 10 mascotas.

 

Participantes: Podrán participar todos los interesados, desde ciudadanos bolivianos, hasta personas del extranjero que, por una u otra razón, sienten simpatía por el país y su gente (no es necesario residir, o haber residido alguna vez, en Bolivia. Si quieres ayudar, pues hazlo). Podrán presentarse participaciones colectivas, de hasta tres personas por idea, pero, en caso de ganar, obtendrán un solo premio (ya que es un premio por mascota).

 

Del Premio: El premio será sorpresa (ya que por el momento no sabemos qué podrá ser. Pero de seguro que será ‘algo’, y ese algo será bonito, y por lo menos será algo que te será útil de alguna manera. Sí, nada específico, pero estará ahí y será tuyo. Ah, por razones económicas el premio NO podrá ser enviado al extranjero).

Derechos: Para que la idea pegue y pueda ser utilizada por todo aquel que quiera, los autores de las 10 mascotas ganadoras renunciarán a sus derechos pecuniarios de autor, y autorizarán el uso de sus obras para cualquier fin o uso, dentro y fuera del país. El derecho intelectual es irrenunciable y permanecerá, obviamente.

Cómo: Los participantes deberán enviar sus dibujos, más una explicación (con un máximo de una página a renglón seguido tamaño carta, y un mínimo de un párrafo de diez líneas) de lo que significa la mascota que están presentando y de dónde sacaron la idea. En un sobre adjunto deberán incluir los datos personales de los participantes. La copia del dibujo deberá estar impresa en una hoja tamaño carta, teniendo en cuenta que el original puede ser del tamaño que el autor vea conveniente. El concurso también se podrá enviar/transmitir de manera electrónica, deberán enviar un gráfico de 800 x 600 píxeles, con una definición de 150 dpi, o 96 dpi. En un ‘documento adjunto’ (Attached file) deberán incluir los datos personales de los participantes. En el texto del correo electrónico en sí, deberán escribir su explicación. Por razones de logística todas las mascotas deberán tener un nombre para inscribirlo en la base de datos, ese también será el nombre del archivo gráfico, y del documento adjunto, y también deberá estar incluido en el mensaje electrónico. (O sea, ejemplo hipotético: me llega el correo electrónico con un gráfico, cucarachas.jpg, en texto del correo está la explicación sobre la mascota: me gustan las cucarachas. Existe un documento adjunto con los datos del (los-as) autor(es,as), cucarachas.doc, o cucarachas.pdf, o un documento que pueda ser leído, pero adjunto… No en el texto del correo. ¿Entendieron? ¿No? Entonces vuelvan a leer.)

Del Jurado: Por el momento, los jurados que elegirán las mascotas finalistas serán: Mariana Ruiz, Miguel Esquirol, Gustavo Siles, Javier Rodríguez, Luis Rodríguez, Gabriel Iriarte, Marcelo Paz Soldán, Rodrigo Antezana y Rolando López, todos son participes activos de la comunidad bitacorera de Bolivia. Nosotros determinaremos un número pertinente de finalistas, y la población en general, a través de mecanismos de votación electrónicos, elegirán a los ganadores.

Fechas: Inicio de la convocatoria – 11 de diciembre, 2006
            Último día de entrega – 11 de octubre, 2007
            Presentación de finalistas – 11 de noviembre, 2007
            Presentación de ganadores – 11 de diciembre, 2007.

 (

De presentarse algún inconveniente mayúsculo, las fechas podrían ser modificadas.)

Direcciones:
    correo de Rodrigo es:
rodrigoatreides(arroba) yahoo (punto) com
 Miguel (el forastero) también tiene su correo disponible en su propia bitácora. Creo que muchos de los otros también. Si alguien desea enviar vía correo-antiguo, pues sería:

Rodrigo Antezana P.
Casilla 3361
Cochabamba, Bolivia

pero creo que eso es puro formalismo. Vamos, que se encuentra un 'scanner' en cualquier esquina.

 

Todas las mascotas que vayan siendo recibidas serán incluidas en la bitácora: http://mascotaboliviana.blogspot.com , obvio, por el momento va a estar algo vacía, pero ya subiremos un par de chistes, que eso también valdrá, para que el público vaya conociendo las locuras que pasan por las cabezas de la gente, para divertirnos, criticarnos, entretenernos, y la razón que se te pueda ocurrir. A crear, a crear.

* Las dos imágenes que uso de jucumari y cóndor son de la red y obviamente no están en concurso.
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans Impresiones
commenter cet article
4 janvier 2007 4 04 /01 /janvier /2007 21:36


Varias reuniones en cafés de la ciudad de Cochabamba fueron lugar de reunión con amigos de facultad para ver qué se haría en año nuevo, ninguna llegó a buen puerto, poca determinación e ideas. Marianna, mi comadre del alma, había decidido un viaje al departamento del Beni que se me hizo excesivo. Con Natalia sentimos un poco el peso del encierro de la ciudad y como medida desesperada alquilamos junto con otros cinco chicos y chicas un automóvil para irnos a Villa Tunari, en el corazón del Chapare y el final tropical de un año que había comenzado con nieve en Normandía. Mucha selva, muchos mosquitos y otras especies de insectos más difícilmente identificables dieron el marco al viaje. El grupo de viaje, (casi todos nos conocimos en el mismo) que tenía características de máxima inequidad de gustos y placeres resultó equilibrado y con ambiente general y hasta exagerado de risas y carcajadas. Fui a misa dos veces en Villa Tunari, el párroco tenía una voz fatal pero me simpatizó mucho, no había un órgano ni un coro, el cantaba todo y sobre nuestras cabezas se esforzaba inútilmente un ventilador en refrescarnos. Mi afán no más que religioso fue de rito, necesidad de rito, sobre todo la primera vez, la segunda que fue el 1 de enero por la mañana, fue por necesidad de un lugar que no oliera a cerveza. Calor incesante, noches igual de calientes aunque sin el sol. La selva que nos invadía por todos los poros. El 31 por la mañana y luego de una caminata de 40 minutos entre árboles y cruzando algún río, llegamos a una paradisíaca y solitaria posa que incluía una pequeña cascada y sobre todo mucho espacio para nadar, y ya se sabe yo con el agua, unas 4 horas nadando y siendo inmensamente feliz, los amigos en la pequeña playita de arena hablando de películas y tomando cerveza, discurriendo con filosofía digna de los barrios más céntricos de México D.F., filosofía que no admite contradicciones por su simpleza. El río que lava el alma, las mujeres que tratan de broncearse y se queman, los bichos que se alimentan de nuestra sangre, el mundo que sigue siendo un eterno círculo de canibalismo y maravilla. Algunas frases que recuerdo: “Qué onda con las moscas, yo creo que nadie se emputaría si desaparecen, los sapos podrían comer otra cosa”; “lo que no ubico de la Biblia es cuando Jesús convirtió el pan en pescado, ¿el pescado ya estaba cocido?, eran cabañitas (plato típico de La Angostura), o Ceviche no más?” El fin de año la plaza hervía de adolescentes y jóvenes en automóviles, la cerveza estaba por todo lado junto con petardos. Tropical End, bajo un árbol, a tres cuadras de la plaza, en silencio, muchos pensamientos que al final son uno. Explosión de luces, lo que se sabe, y calor tropical.

6 de la mañana, de pie buscando desayuno en un pueblo que hiede a alcohol y tristeza de haber consumido su alegría y luego haberla vomitado en su exceso. Siempre el hombre será el exceso de la naturaleza. Una señora de sonrisa de dos dientes nos sirve un té con aceite delicioso, y sonríe y nos invita pan. Busco en el parque a una dama de los monos a la que despediré el 3 de enero por la madrugada en otra velada de excesos en un bar de Cochabamba.

 

1 de Enero por la tarde estamos sobre la carretera en un somnoliento regreso, en un despertar que no termina al que le ponemos número 2007.Fotos: Cortesía Natalia Sabatini
(Foto 1: Crusando río, en busca de posa secreta)
Foto2: en la senda
Foto 3: En el Coche, el grupo de personalidades disparjas)
Foto 4: Esperando transporte, en Chipiriri)
Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
24 décembre 2006 7 24 /12 /décembre /2006 16:21

Martín está sentado al borde de la lancha que nos llevará a la Isla de la Luna y se ríe de un grupo de paceños de la zona sud que están obsesionados con bajar el precio del pasaje de 18 a 12 Bs. por ir al puerto norte de la isla. “Justo los que más tienen son los que menos quieren pagar” me dice Martín divertido. Me cuenta de cómo se lleva el agua a los hoteles en la Isla, de todo tipo de clientes y me comenta que él tiene un hotel. Ahora estaba volviendo de Copacabana, pues había comprado gas y aceite para el pequeño hotel que administra. El viaje dura una hora y media. La redundancia del sonido del motor nos pone en estado de letargo que es interrumpido con la llegada a la Isla, entramos en otro planeta. Unas escaleras antiquísimas nos anteceden, la Isla está llena de árboles y de cholitas artesanas colocadas pacíficamente al borde de la escalera. Frente a la isla se extiende este mar interno maravilloso que es el Lago Titicaca y otra isla, la Isla de la Luna. Mucho más al fono como poder de una magia imposible de  explicar se ven unas nubes y sobre ellas unas serranías tan altas que parecen ser el mismísimo cielo, demasiado espectáculo para la visión, se nos corta el aire y no es sólo la altura, es la magia, es un trance maravilloso. Estamos completamente desconectados del mundo. Algo para recordar de esta isla siempre será las sonrisas de los niños que no buscan justificación. Pese a los múltiples ofrecimientos de alojamientos de los que somos víctimas, la isla está casi desierta de turistas, decidimos por un asunto de fidelidad buscar el hotelito de Martín. Comemos una trucha frita fresquísima frente al lago, en un espectáculo poco perecible para cualquier ser humano, demasiada belleza. A las ocho y media de la noche ya estamos durmiendo, despertamos a las siete y media, no con el canto de un gallo sino el de un burro. La vuelta a La Paz será un poco caótica, la ciudad parecerá violentar todo, después de tanta paz. Estos días en La Paz la pasaremos con Alex y mucho cacho, figuras y demás. Una cena francesa en La Comedie y seguir en un barco, y de alguna manera soñar con embarcaciones, con más viajes. Muchas personas que uno intercambia diálogos, dos alemanas perdidas en La Paz, una pareja brasilera con la cual debato en el viaje de vuelta de la Isla del Sol a Copacabana, una velada de risas totales con Dora, Natalia y Alex en el Café Arte de la calle Jaén, un poco de Saya en Sol y Luna con Marie Jo y Sylvain. Finalmente el regreso a Cocha y a nuestra llegada dos arco iris completos que buscan tesoros y se cierran en los extremos de Kanata y un extraño sol que parece reflejarse y la ciudad tan roja, Cochabamba sigue en rojo en su cielo.

 

En la noche, lectura de de mails retrasados, y la alegría; carta de la princesa, una carta verde le ha llegado. Son posibles los viajes imposibles si ayudamos un poco a la casualidad.

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
6 décembre 2006 3 06 /12 /décembre /2006 20:53

Día antes había ido acompañado de El Gaviero a hacer fila para comprar las entradas. Cuando llegué al estadio había varias serpientes de filas que parecían superponerse, ir paralelas y también perpendiculares entre ellas. Una fiesta del Caos. En un principio había pensado comprarme entradas para el sector popular de Curva, la querida Curva Norte, epicentro de producción popular futbolera cochabambina. Mi empresa se me antojó imposible nada más de ver la cola que esta ofrecía. Estaba claro que midiendo la capacidad de personas que entrar en las curvas y la cantidad que hacían fila, no eran correspondientes. Me decidí por Preferencia que tenía la cola más decente, unas 1000 personas antes de mí. Estuve dos horas haciendo la cola, muy entretenido con las hazañas y empresas de Abdul Bashur, el amigo íntimo de Maqroll. Unas 70 páginas leídas (y sí, soy lento en las lecturas). En algún momento me di cuenta que ya solo quedaban unas 50 personas delante de mí, y la boletería estaba a la vista, como premio bien ganado, más aún por quienes venían tanto delante como detrás de mí que no sabían como matar el tiempo ni sus ansias. Pero fue justamente en ese momento cuando alguien corrió el rumor que las entradas para curva estaban agotadas. La serpiente correspondiente se agitaba y comenzaba un rumor que crecía. Un par de minutos después, un policía levantó la mano y la información era que todas las entradas para todos los sectores estaban agotadas. Se encendió la chispa y comenzó el caos y la frustración. Mi fila ya no existía, pero yo todavía me quedé parado en mi sitio unos 5 minutos más. Tal vez con la esperanza de que el orden se restableciera mientras llegaba al final del capítulo de mi libro. No fue así y tuve que emprender, resignado, el regreso a casa.

 

 

 

 

Enterado de la noticia. Unas horas después, mi amigo Pablo Luján (quien sí había conseguido entradas) me comentó que intentaría convencer a su hermana de que no era un partido tan importante y que me cediera su boleto. En la mañana del día siguiente me confirmó la noticia, iría finalmente a la final del campeonato nacional de fútbol.

 

 

 

 

Ya en el estadio se me confirmaron muchas cosas, la fiesta, la vida de este deporte está en las graderías, al menos en Bolivia. Y no hablo sólo de las barras y sus cánticos, sino del grupo de chicas que se sentaron delante de nosotros y comieron tres veces, dos antes del partido y una durante, el menú fue Picante de Pollo para ellas, correctamente embolsadas y listas para la degustación. Durante el partido comieron empanadas. La gente pareció no importarle muchos las 4 horas de espera antes del partido, nosotros fuimos 3 horas antes y el estadio estaba a tope, por lo que nuestros lugares fueron decentes, pero no de lujo. El partido, como todos saben, fue intenso y terminó 2 a 1 a favor del equipo cochabambino, ahora campeón nacional. El fútbol hasta fue rápido para lo que generalmente estamos acostumbrados a ver por aquí. La fiesta se trasladó por toda la ciudad. Sobre todo al Prado. Por las calles durante toda la semana se han visto personas de rojo por todo lado, Cochabamba de rojo. Pensé entonces que el derroche de alegría es posible. La alegría se la derrocha como un bien esperado que llega y hay que gastarlo al máximo pues no sabemos hasta cuando durará. Otro problema del éxtasis es que en el momento en que se sigue extendiendo, me refiero en esos momentos en que ya hace 3 horas que Wilstermann es campeón, la gente celebra un sólo motivo por las calles, el ser los mejores, en esos momentos ¿qué queda?, hay una frustración enorme cuando uno ha alcanzado un obetivo final, un no saber ahora qué viene, qué perseguir, si ya no hay una meta mas alta es todo tan triste. Entonces la gente sigue tomando cerveza y festejando, agarrándose cada vez más a lo que se convierte en un recuerdo, el logro que se va quedando en el pasado sin darnos cuenta. No es que sea pesimista, pero creo que nunca hay que lograr el éxito, pero siempre estar cerca. O buscar nuevos éxitos. Igual fue linda la fiesta, pero a mi gusto sólo valdrá la pena si hay ambición de ser campeones de américa por ejemplo. Tantas tonterías.

 

 

 

 

Hoy comienza la Cumbre Social y Viernes y Sábado la cumbre de presidentes de Sudamerica. Todo tendrá como centro a Cochabamba. Llueve y hace sol, calor y fresco. Me gusta Cochabamba en estos días, pese a mucho trabajo y a veces no muchos entendimientos. La gente que alguna vez fue privilegiada y sus miedos, siguen cansándome con su discurso apocalíptico. Y yo sigo feliz de que mi país cambie, o al menos intente.

 

 

 

 

Yo en pleno Festival de Cine. Excelentes Pelis. En una semana y media estaré de vacaciones.

 

 

 

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
27 novembre 2006 1 27 /11 /novembre /2006 20:39

 

“…tenía, repito, la virtud de los inocentes cuya voz debe ser escuchada por el resto de los hombres, que viven en la confusión de sus ambiciones y mezquindades” (Maqroll, El Gaviero en Amirbar).

 

 

Pertenezco a una agrupación no declarada compuesta en estos momentos por cuatro personas ingenuas, algo tontas. Los cuatro nos unimos imaginariamente, yo los uno por los momentos vividos en las últimas semanas.

 

 

En la última semana y media he vivido, por ejemplo, algunas situaciones que me han convencido que las responsabilidades y el negocio muchas veces terminan por podrir a la gente. Hablo de nuestros intentos de alquilar departamento y la agresividad y cinismo con el que la dueña de uno que pagamos tuvo el descaro de querernos estafar. Nos quiso entregar sin ninguna vergüenza y hasta en tono arrogante un departamento en completo mal estado. No aceptamos. Pero me sorprendió esta señora de ya avanzada edad que me recordó a la leyenda que cuenta que existe gente totalmente abandonada de sí mismo y piensa que engañando y aprovechándose de los demás, puedes adquirir algún nivel de superioridad que se convierta en satisfacción. Me produjo pena e indignación. Además de preocupación por el dinero (que no es abundante en mi caso) que hemos invertido en esto del departamento. Expreso mi convencimiento que cualquier intento de una persona de aprovecharse de los demás, no es otra cosa que un empobrecimiento y orfandad del alma que termina consumiendo y destruyendo a cualquier tipo de persona. Esta señora no se da cuenta lo patética, triste y sola que se ve, una pena. Esperemos que se solucione.

 

 

En otras noticias, pasé mi examen DELF B2 tanto oral como escrito y creo que con bastantes buenos resultados, me darán la nota durante esta semana. Eso me da una impresión de paso necesario cumplido en la búsqueda de nuevos viajes o aventuras, al menos un requisito por más mínimo que sea, está cumplido.

 

 

El fin de semana fue loquísimo, dos salidas en noches de viernes y sábado. La primera hasta las 3 y media de la madrugada y la segunda hasta las 5. En dichas salidas he tenido la oportunidad de confirmar algunas personalidades de personas que rodean mi círculo social de amistades. Muchas charlas, muchos cielos, muchos juegos de palabras y guiños de lenguaje con Alex y Marianna. En muchas formas somos adolescentes entre los tres, con todas las connotaciones positivas y negativas que la palabra trae. Perdemos la noción del tiempo y podemos pasar horas en lucubraciones que parecen buscar verdades absolutas, y definiciones de lo que somos para toda la vida. Hoy Marianna me decía, “te das cuenta que cada semana encontramos nuevas verdades para justificar lo que estamos haciendo en la actualidad, y todas nos las creemos”. Deambulamos en esta adolescencia de soledades compartidas entre los tres. Creo que quizás eso es algo importante en nuestra relación, la soledad compartida, la complicidad. Igual que con Anne que siempre me confía sus sueños y perdiciones con seguridad total, me honra en su confianza. Ya lo he dicho muchas veces, Anne es la inspiración de la incondicionalidad, aspiro en muchas maneras a ser como ella con los años. Tanto Alex, Marianna, Anne y yo no somos otra cosa que inocentes que creen en sus esperanzas. Los cuatro nos embarcamos en empresas harto difíciles. Los cuatro, nos contamos imposibilidades vistas desde afuera. Aún a veces sin contarnos nada, evidenciamos nuestra ingenuidad con nuestros actos. Los cuatro en este mar sin costa tenemos la esperanza de llegar a la orilla de algún puerto, pero el hecho de estar en medio del mar, de no ver la costa, hace posible soñar en costas maravillosas. Tenemos las ganas intactas de abrazar con piernas, brazos, cabeza, pecho y mejilla. Tenemos los cuatro, la virtud de los inocentes.

 

 

Todos deberíamos tener un consejero que no tenga idea de cómo llegar, pero sepa a dónde va.

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
15 novembre 2006 3 15 /11 /novembre /2006 21:33

 

 

Somos 700 mil habitantes en el radio urbano de Cochabamba. Anoche cuando fui a la representación de la obra de teatro “My country is très jolie” me dio una sensación que la suelo sentir a menudo. Circulamos las mismas personas en los mismos lugares. Siempre las mismas caras y comienza un ritual diario de saludar a mucha gente. No puedo evitar saludar a la gente. Mi jefa Marie Jo, dice que soy un cochabambino que abraza y besa más de lo normal. Y creo que es cierto, me paso la vida saludando, abrazando. Voy a confesar la verdadera razón de esta actitud. Tengo un vicio con cualquier muestra de afecto. Es un vicio aún peor que el capuchino y los quesos.

 

Pero lo que me cuesta salir en Cocha es de los círculos a los que uno pertenece. Cada vez me asfixia más la sensación de no poder circular más. Hay personas a las que quisiera hablar pero tengo miedo a molestar, a decepcionarme de ellas. No siempre uno es lo que quiere ser. Me gustan los perfectos desconocidos, o los disfrazados. Pero son ilusiones. Aunque finalmente ¿qué cosa no es una ilusión?

 

Tengo unas ganas enormes de viajar a todos lados. Cada vez más atroz el avasallamiento al derecho del hombre a vivir donde quiera. No es fácil. Uno vive donde debe, no donde quiere. Yo quiero circular y circular y no es nada fácil. Pertenezco a muchas personas, me pertenecen muchas personas, quiero pertenecer a más, quiero alimentarme de más. Un vampiro, pero también dar, entregarme. Me asusta la quietud, las oficinas cerradas, las excusas para sentirse útil, la falta de literatura, mi limitación de lenguaje, mi falta de abrazos, y eso que abrazo tanto. Necesito estar.

 

Estoy otra vez enfermo, al parecer el calor. En Bolivia me enfermo con más facilidad no sé por qué, mi cuerpo está más frágil y eso que como más y supuestamente mejor. No sé, debe ser el estatismo. Vemos pues. Ya comienzo a planificar el pequeño tour por Bolivia que haremos en diciembre. También proyecto un viaje en barco, si no consigo plata, la cosa está llegar hasta San Pablo y he ahí embarcarme, no sé por cuanto tiempo, esto sería en Julio, Agosto del próximo año si todos mis planes fracasan y la princesa no llega a Cochabamba.

 

 

La foto con mi amiga de la Universidad, La Vale Ponce. Ahora abnegada trabajadora en Bolivia.

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans Impresiones
commenter cet article