Overblog Suivre ce blog
Administration Créer mon blog

Profil

  • Gabriel Iriarte Rico - La Máquina de leer
  • Leer el mundo, emanciparse
  • Leer el mundo, emanciparse

Recherche

Catégories

4 novembre 2006 6 04 /11 /novembre /2006 20:17

A mi madre le duelen los huesos cuando va a llover, este indicador para mí es mucho más fiable que el servicio metereológico boliviano que ya hace como un mes y medio pronostíca un solo tipo de tiempo: Poco Nuboso. Durante ese periodo hemos tenido días de tormentas, soles radiantes y lloviznas. Lo extraño fue que el miércoles por primera vez yo sentí que me daba un dolor intenso en la piel de las piernas unas cuadras antes de llegar a mi trabajo por la tarde. No llovizno, siguió haciendo un sol radiante pero yo me puse peor y a las 5 y media volvía a mi casa con motivo de recuperar fuerzas para la noche. Habíamos planeado una salida con un grupo de amigos a Vinópolis para saborear variedades de quesos. Tenemos algunas preferencias respecto al trato con lo de vino con la dueña por ser amiga. Pero somos buenos clientes. Así que a la noche estaba feliz frente a una mesa dispuesta con quesos, jamón serrano  y para nada desperdiciable vino. Media hora después tenía escalofríos indisimulables en todo el cuerpo que asustaban a mis compañeras de mesa. Una hora después ardía de fiebre en mi cama.

Superé los cuarenta grados con facilidad, quisiera decirles con cuánto exactamente, pero la verdad cuando uno anda a este tipo de delirios la cordura es alguna fantasía que nos inventaron tal vez durante los primeros dos años de vida. Contar lo que experimenté esa noche (noche de muertos, para darle un toque más romántico) es un poco inútil porque ahora todo parece no tener mucho sentido, aquello tan claro, las verdades, las sensaciones tan intensas, la palabra sin reflexión, el llamado de la lógica, los inventos léxicos, inventos tecnológicos, tantas cosas hechas en una noche y luego una nada arrolladora. La cordura es muy pobre a 36 grados y medio, por lo menos en encontrar sentido. A los 40 cualquier estupidez tiene rasgos de hallazgos intensos, definitivos, uno tras otro. El mundo entero lo rodea a uno. También está lo malo, las cosas se repiten de manera indefinida. Esa noche conocí con los ojos abiertos a un personaje que quería ayudarme a dormir y decidió contarme mis sueños. Tenía un sombrero de ala ancha, creo que era el mío que lo tomó del perchero. Entonces comenzó a contarme historias increíbles y fascinantes que al contrario no me dejaban dormir por lo buenas y preguntaba yo a mi hermano su podía escucharlas. Entonces caí en cuenta que el hombre contaba todo con la boca cerrada, pero yo lo oía con claridad digital. Habían otras personas también, la más molesta era un dirigente de algún barrio periférico que bloqueaba la fiebre en 40 y se negaba a retirar esta medida de presión hasta que se le de un cato en mis recuerdos. Este dirigente era creador de un invento llamado Clonador Virtual que reproducía cualquier ser viviente por unos segundos, los que sean necesarios. Yo iba mojando una y otra vez mis paños con algodón y agua y me los ponía en la cabeza y tomaba agua. Como a las seis de la mañana decidió retirar su medida de presión, la fiebre bajó hasta los 38, yo pude dormir, pero aún me acuerdo de este tipo.

Mi hermano asustado llamó a mis padres al escuchar mis delirios durante la noche, me cuidaron bien, no hay dónde quejarse, creo que querían llevarme al hospital, pero yo decía que ya todo andaba bien, nada más había tenido problemas con un dirigente.

Durante el día siguiente, mi amiga Marianna vino a hacer de enfermera midiéndome cada 5 minutos la temperatura, además de aprovisionarme de remedios para bajarla, se quedó toda la tarde. Estuve entre los 39 y medio y los 38, muchos altibajos esa tarde.

Finalmente en la noche mi temperatura era historia, el día de los muertos había pasado, y no tuve la visita de nadie. Extrañé sobre todo al hombre que cuenta historias con la boca cerrada. Descubrí que tenía la canilla totalmente golpeada y adolorida (seguramente en mi inconciencia, la castigué contra el borde de mi cama).

Hoy fueron los 90 años de La Mamá Grande, acompaño feliz el ritmo, dijo un gracias más que totales. Anoche terminé de leer la segunda novela del Maqroll “Ilona llega con la lluvia”, me emocionó enormemente. Me llené. Me faltan 4.

 

Abrazo único.

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
26 octobre 2006 4 26 /10 /octobre /2006 22:02

Cuando la banda Los Inmortales hacen sonar sus trompetas al ritmo que Strauss hizo famoso, ellos hacen música en una obsesión por buscar y provocar en los otros una sensación que tan efímera y adictiva que solemos llamar belleza. En efecto no sabemos qué es exactamente. Como todos los músicos y otros que hacen arte sólo buscan aproximarse a esa belleza. Hoy en día estoy convencido que es imposible alcanzarla, todo lo que hacemos es acercarnos a ella, por eso tenemos la sensación efímera, incompleta. Suele pasar con el arte, a veces cuando simplemente vemos una hermosa mujer que nos atrae de manera irreflexiva y avasalladora. En esos casos la mujer es una representación de la belleza, y puede convertirse en algo menos efímero. Al final también es solamente una representación de lo hermoso, maravilloso, por llamarlo de alguna manera. Siempre desaparece, porque sólo nos acercamos. Como se acercan los Inmortales en el matrimonio en Mizque, como se acerca Jeanne Cherhal, como se acerca Coldplay a veces y también muchas Les Luthiers, y los libros de Marías y los de Pessoa y Dino Buzzatti en varios cuentos de La K , y lo hace Ricardo Reis cuando a su cuarto ingresa Fernando Pessoa luego de muerto en el libro de Saramago. Y el Capitán Maqroll según Mutis. Tanta delicia, tanta maravilla, tanto intento por aproximarse a lo que importa. Todos destinados a no perdurar. Pero qué maravilla acercarse a lo hermoso, acercarse a la felicidad eterna que no existe, acercarse, olerla, sólo olerla o escuchar un rumor en esa banda, en esa música en esas palabras que leemos, vale la pena el amor porque huele fuerte a belleza, porque crea una ilusión que genera miles de esperanzas. Una ilusión que perdura un instante más, con una fuerza avasalladora, pese a las distancias, pese a los olores lejanos y ya sólo recordados, y el piano en Casablanca As time goes by. Escuchar esa canción con la luz apagada mientras la amada duerme cerca, en una cama vecina, a un metro y medio, y sientes su olor y escuchas la canción, en esa ciudad enorme y desconocida en ese país que eres extranjero pero no lo sientes, habitante del mundo, buscador de belleza, entra, acércate, siempre. Antes de la difuminación.

(La foto es en el Arco del Triunfo,de Ludovico Magno, Montpellier, hace medio año)

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
20 octobre 2006 5 20 /10 /octobre /2006 22:23

La anterior semana hicimos Lire en Fête en la Alianza creo que con mucha variedad. Al final entablamos un juego casi duelo con frases de Marías y Bryce Echenique entre Roco y yo. La gente estaba contenta creo. Ayer Evo Morales recibió un buen apoyo a su mandato gracias a la firma del convenio de venta del Gas a Argentina por 17 millones de dólares. Muchos aplausos. Hoy el Vicepresidente cumple años, la prensa rosa se dedicó a seguirlo en el almuerzo que tuvo con la Miss Bolivia Dessiré Duran. Hoy es cumple de mi amiga Natalia Sabatini de Buenos Aires, le hago un enorme abrazo.

 

Anoche encuentro entre aspirantes aún a escribir bien (Leorro, Rodri, Gabo) en casa de nuestro amigo editor (Marcelo Paz Soldán), buen vino, buena charla, buen queso. Un perro que se enamoró de Leorro e intentó reproducirse con él más de una vez, ante la mirada paciente de la novia del humano. También hice una visita a mi amigo, hermano Pablo Luján que acaba de comprarse un hermoso departamento con su esposa (se casaron hace un mes y medio, fui testigo). El departamento es totalmente nuevo y realmente cómodo y grande, el sueño de cualquier recién casado. Tienen un problema con el gorgojo de madera (Pablo prefiere decir que son termitas) del cuál sin embargo se está ocupando con abnegación la madre de Pablo. Adriana (la esposa de mi amigo) me contó que su madre no piensa traer a su otra hermana a Bolivia porque sino toda su familia va a terminar viviendo aquí (ya su hermana mayor también está casada con un boliviano).

 

Leo dos libros: Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero de Alvaro Mutis, que me está sorprendiendo por su riqueza de lenguaje, una verdadera delicia, pese a ser un libro enorme (800 páginas). Sigo intentando en Francés con Pascal Quignard y su Tout les matins du monde.

 

Dos Alegrías confirmadas: el 1 de Abril llega Anne desde Montpellier!!! y el 14 de diciembre para navidad y año nuevo la Natalia Sabatini. Estas queridas amigas, me han llenado de alegría al confirmar sus llegadas a mi tierra.

Un abrazo desde la llajta que se impone en presencia, pese a su lejanía del mundo, es otro tiempo de todo, es otro lugar lo que encierra estas montañas ahora más verdes y con un delicioso calor de primavera. La foto es del Cristo de la COncordia al atardecer, frente a Cochabamba, en las noches se pone horrible con su nueva iluminación de colores. Algún niño lo ha señalado diciendo "mira mamá es Barney el dinosaurio" a mi no me enternece la idea, sino que me asusta.

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
9 octobre 2006 1 09 /10 /octobre /2006 21:23

Si queremos que las cosas parezcan y sean más profundas, necesitamos de ceremonias. Así los novios se sienten más casados cuando se ponen ropas especiales y van a que alguien les diga que están casados, mejor si ese alguien viste ropas ridículas; la iglesia católica es experta en solemnidad. Pero la ceremonia es un instrumento físico que como humanos tenemos la posibilidad de utilizar para pasarla mejor, para conocer gente; es lindo que la gente nos presente a alguien, agacharse, hacer algún gesto ceremonial, convenido aún sin conocerse. Un concierto que está a punto de comenzar, la gente que toma asiento, o murmura en bajo o menos bajo, en espera, la media luz, la música de ambiente, hasta que la luz se apaga para dar paso al nacimiento del concierto, la ópera, el teatro, el cine.

 

Hay que utilizar la ceremonia en medida de que sea posible. Decir salud, mirarse fijamente a los ojos, decir “qué linda es señorita”.

 

No es lo mismo irse a comprar un helado de sabores que desearlo, mirar todos los sabores posibles en la vitrina, pedirlo y sentarse, además de poder comentarlo con alguien que acompañe en el gusto. Una pizza, un trancapecho, siempre e mejor olerlo antes de probarlo, desearlo con ganas, y luego devorarlo con cuidado, aumentando un poco de sal, de mostaza de rato en rato, luego cerrarlo y volver abrir el sándwich y volver a aumentar el aderezo. Hay que mirar a la muchacha a los labios antes de besarla, hacerle notar que queremos besarla y no hacerlo todavía, invitarle, hacerle cortesías y al final de todo besarla, el beso siempre es más rico con la ceremonia. Así siempre fue y será. La pizza, la espera del tren, del bus, de la película. La ceremonia es el acto que nos pasa del deseo al hecho sin dejar de disfrutarlo, sin echar a perder el deseo. Benditas ceremonias todas, hay que trabajarlas, perfeccionarlas, cortas y efectivas. La ceremonia tiene su propio ritmo. El rezo acerca al creyente no hacia Dios, sino hacia sí mismo, Dios es su ceremonia que le permite contactarse consigo mismo, con el deseo de existir más plenamente.

 

En el festival de teatro, mientras los actores preparan su obra callejera; un señor de muchos años, sucio y desgreñado, acomoda un pequeño banco de madera en primera fila, se pone una manta sobre las rodillas y abre una botella de plástico que ha sido rellenada por un refresco casero. De una bolsa de plástico de color amarillo intenso, extrae un sándwich y lo pone sobre la manta. No lo come aún, espera el inicio de la obra, la va a disfrutar más que nadie, está listo para disfrutarla

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
6 octobre 2006 5 06 /10 /octobre /2006 23:38

Más desinformación

 

 

Una vergüenza las imágenes que mostraban ayer la supuesta marcha por la Unidad del País. Ocultándose con ese lema de unidad la marcha (totalmente alineada a las ideas de la oposición) se dedicó a insultar y hostigar al presidente Morales, además de dejar totalmente sucio el prado y la Plaza de las Banderas. Yo pasé ayer a pie por ahí mientras fui al trabajo. Un viento cambiante trataba de limpiar la basura que había dejado la marcha.

 

 

Me dio penda por toda la gente que se metió a marchar como ovejitas sin saber lo terriblemente manipulados que están siendo. Me dio asco por quienes organizan esto (Comité Cívico por nadie elegido) aún no puedo creer que en estas personas sólo reine un egoísmo abrumador. Que tenga miedo a perder un poco de poder por el bien de todos, que asco, cuánta mezquindad, cuánto egoísmo. Señoras muy bien alimentadas en primera fila gritaban insultos al MAS, la marcha fue apoyada por ocho buses de Santa Cruz. Un desastre. Me apena aún más ver a amigos, colegas de trabajo que son incapaces o facilistas de dar razón a todo lo que escuchan de parte de los comentaristas de moda en la tele. Hace tres noches hice una comparación: Cuántas notas están dedicadas a dar cobertura a PODEMOS y cuántas al gobierno. El resultado abrumador. 12 notas para podemos. 2 para el MAS. Y lo terrible es que hay gente que aún cree en Bolivisión y PAT, en Barbery, pff, qué asco.

 

 

El principal problema de gobierno es sin duda comunicativo, y encima todo lo que dicen es fácilmente distorsionado o utilizado a extremo antojo por los medios y la oposición.

 

 

La marcha de los corderitos ayer, una vergüenza, un montón de jovencitos y trabajadores que no tenían realmente idea porqué marchaban. Mi hermano que trabaja en ELFEC estaba obligado a marchar. Miedo, miedo, miedo, ingentes cantidades de miedo a perder el poder en beneficio de la mayoría, al menos intentar. No sé si realmente se pueda lograr una sociedad más justa, por el momento lo más grave es que ni si quiera dejan intentarlo. ¡Cuánto Miedo!

 

 

----------------

 

Ayer mientras terminaba un artículo para el periódico del domingo sobre Javier Marías. Ingresó a mi oficina el señor Gustavo Siles a quien no veía desde el 13 de febrero en Montpellier. Recuerdo la última llamada que le había hecho desde la estación de tren Saint Roch el 14 de febrero: “Gus, feliz cumpleaños, siento mucho no poder darte un abrazo, es 14 de febrero y veo enamorados por las calles, hoy he escrito un cuento de un solo tirón, y he nadado dos horas fantásticas en la piscina, el día perfecto se completa si veo a la princesa. En 6 minutos sale mi tren a París, llego a las once de la noche”.

 

Pues ayer mi amigo Gustavo volvió a Bolivia. Le di el abrazo que no pude darle en su cumpleaños y nos dedicamos a una larga charla sobre los viajes que no llegan a su fin.

 

La foto es en mi oficina dos minutos después del reencuentro.

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
27 septembre 2006 3 27 /09 /septembre /2006 22:20

Es el tiempo del comentarista. Recuerdo una época en que la mayoría de los medios de comunicación se vanagloriaban de dar a la población información pura y cero comentarios. Carlos Mesa era duramente criticado por dar pertenecer casi en solitario (junto al lentísimo caso de José Nogales) Hoy ocurre todo lo contrario, todos los periodistas explotan su libre expresión en todos los medios de comunicación. El más patético es Barbery de la red PAT que tiene un negativismo casi enfermizo. De hecho nunca pasa nada bueno en Bolivia para él. Arquea las cejas con un sufrimiento que a uno lo pone triste y desolado nada más de verlo. Sin embargo es altanero y despectivo ante todas las noticias que comenta (una por una) en el noticiero de la noche. PAT ha llevado al extremo esta moda, a medio día en mitad de su informativo ha creado un sector de más de media hora que se llama “Las cartas sobre la mesa” en la que tres periodistas bastante bien alimentados putean, pero lo que me admira es la exageración nuca vista TRES comentaristas al mismo tiempo, es cierto estos tres parecen tener un poco más de simpatía que Barbery por la noche. Pero la práctica del comentador es como un virus, lo hacen todos los medios de comunicación. Unitel está encerrada en el escándalo y cubre casi exclusivamente accidentes, atracos y chismes de la farándula cruceña, imposible de ver. TVB ha terminado siendo el menos comentarista, aunque con un frío muy frío noticiero. ATB al menos tiene la simpatía de Casimira, quizás es el medio con más equilibrio. En Bolivision también tenemos comentaristas por doquier y Rocío Molina que se va trabando en larguísimas eeeeeeeeeees. Notivisión con Mauricio Noya que se ha graduado también en comentarismo y en odio hacia Evo Morales. Impresionante, recuerdo un país en el que a la gente le gustaba comentar todo, pero el extremo al que se ha llegado asusta, porque uno ya no puede ver noticias sino a tipos puteando en contra lo que dijo y no dijo el presidente, del ministro de educación o cualquiera del MAS (que por cierto está lejos de la perfección). Impresionante, realmente estoy sorprendido. Más me sorprendió encontrar noticias más claras sobre Bolivia la semana pasada en CNN que transmitió la exposición de Evo Morales completa y además le hizo una entrevista. Por el mismo medio se pudo ver la noticia de que Evo daba una charla magistral en la Universidad de Columbia y que se reunía con los pueblos indígenas del norte y con presidentes de otros países de Europa y América Latina. En Bolivia nuestros comentaristas se dedicaban a putear contra el vicepresidente García Linera por su discurso en Achacachi sobre su pasado guerrillero.

 

Pff, me canso y me entristece tener que ver CNN para enterarme de Bolivia. Una pena por los noticieros bolivianos que se han convertido en plataformas de discursos baratos y repetitivos, destructivos y tristísimos.

 

 

En la calle encuentro festejos de matrimonios, micros de colores como el de la foto (tomada en la caminata diaria). Una población volcada al arte en un festival de Danza Contemporánea con más de 500 espectadores por noche. Fotos de Robert Doisneau en la Alianza reflejando la ternura humana. Mi amigo Roco hace visitas guiadas gratuitas a puro corazón y gratuitas. Mi amigo Leo Lanza con tenacidad busca la recuperación después de meses y meses de convalecencia a causa de una rotura de ligamentos y rodilla. Cae una lluvia deliciosa por las noche y siempre trae esperanzas. Durante mis caminatas diarias paso por la escuela de Fútbol E Happ, y veo niños de cuatro años corriendo tras un balón en canchas sin límites y donde el meter gol deja de ser objetivo. Sólo hay risas. Demasiados locos los que se obsesionan en convertir nuestro mundo en otra cosa, en odios, en penas, en disputas.

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
20 septembre 2006 3 20 /09 /septembre /2006 16:38

Luego de la interminable polémica y sarta de insultos mutuos entre el director, críticos, ociosos, malas actrices y demás tucuimas, la llamita casi un mes luego de su estreno ha triunfado en la taquilla y en la crítica promedio de manera espectacular. Anoche el Crispín (guionista de la peli) me decía que 40 mil espectadores por el momento, yo creo que están mamando, debe ser mucho más. Las salas no han parado de reventar de gente, yo fui hace dos noches y la locura continuaba junto con las risas y un aplauso al final del film. No hay vuelta que darle, al final la peli logra el objetivo de atraer, identificar al público y hacerle reír, ya sea con algunos chistes o situaciones fáciles u otras mucho más complejas y meritorias. Yo me reí como en los mejores días de colegio en el que hacíamos coloquio de chistes, ataques obstinados de riza. La peli tiene una posición bastante crítica y caricaturesca de la sociedad boliviana en general. Bastantes personajes son clichés, pero funcionan en función a la historia. Lo mejor: Guery Sandoval y Erika Andia, ambos hacen de sus minutos en la pantalla una verdadera delicia. La primera escena en el mercado en el Alto, es realmente una inmersión en la cultura popular andina, una verdadera delicia de verdad. El uso de palabras de argot o quechua en la película y su aclaración a manera de diccionario en generador de caracteres, siempre provocaron risas en el público. La imagen en general está muy bien tratada y hay secuencias que son realmente dignas de aplauso por su planificación y justeza

Lo peor: Alejandra Lanza en ese par de minutos que aparece, lastimosamente no se ve nada creíble y super forzada. El cameo de Rodrigo Bellot hablando como argentino Hare Crishna (no sé como se escribe) también fue un poco ridícula e innecesaria, cualquier actor hubiera entrado mejor. Lo más que no me acabó de convencer: El uso del sonido repetido en algunas pantallas múltiples; en algunos casos aportaba y agilizaba la narrativa, cierto, pero en otros casos perjudicaba enormemente a la comprensión del diálogo. Creo que no sirve de nada que les diga que vayan a ver la peli porque casi todo el mundo la fue a ver, y no sólo los intelectuales o pseudo aficionados al cine, sino la gente común de todos los estratos sociales, de hecho que yo fui uno de los últimos en verla, aunque al parecer todavía le queda yo diría un mes más en cartelera a la peli. Que bien por los de la fábrica, el Crispín y el Bellot, quienes han dado una película realmente fresca y super dinámica, un cine sanísimo que nos hace reír y reflexionar.

 

En otros asuntos: Esta semana inauguramos la Expo con originales de Doisneau en la Alianza y pues con apuros todo salió bien, por el momento. Llegaron bailarines de Córcega para el festival de danza contemporánea y muy gentiles. La princesa emprendió viaje a Seychelles comenzando su vida laboral con ilusiones, aunque partiendo tan lejos, ¡buena suerte princesa!

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
18 septembre 2006 1 18 /09 /septembre /2006 22:03

La tierra dulce

 

 

Ya estábamos listos para volver a casa. Mizque nos había recibido con toros, comida abundante y barata, mercado en las calles, cholitas en sus mejores galas, diablos bailando tras del Cristo. En dos horas saldría nuestro bus rumbo a Cochabamba, así que fuimos al hotel a recoger nuestras mochilas para partir, no había nadie, ni luz, ni almas, decidimos comer algo más mientras hacíamos hora, Alex un pacumuto por 6 pesos y yo una chuleta por el mismo precio. Cuando volvimos al hotel, el resultado fue el mismo, ni un alma. Pensé inmediatamente en la posibilidad de perder mi equipaje, dejarlo perdido en ese pueblito. Me imaginé que nunca sabría en qué terminaría la aventura satírica y negra de Ferndinad Bardamu, en el libro que había comenzado a leer hacía dos días: “Viaje al fin de la noche” (Céline). Y me entró un pánico tonto que nos llevó a tratar de entrar por cualquier medio, ingresamos hasta el jardín, pero no pudimos ingresar a la casa, todo cerrado, la noche era total también. Así que fuimos a preguntar a los vecinos si no sabían dónde andarían los dueños del hotel. “Deben estar en la fiesta en Don Francisco”(Don Francisco era una Quinta Restaurant, donde hace dos años fui a un matrimonio y terminé sacándome la liga y tenía padrinos por todo lado, entonces tenía 24 años, cada día desde entonces me he visto más lejano al matrimonio, pero no a asistir a matrimonios).

 

Así que nos fuimos a Don Francisco con la pesquisa de encontrar a la dueña de aquel hotel. La encontramos bailando sola y algo inconsciente de borracha que andaba, le pedimos si nos podía abrir el hotel, no hubo respuesta, solamente levantó las manos en una expresión que yo interpreté como “ni cagando, déjame chupar”. Alex me esperaba paciente cuando encontré al esposo de la dueña de nombre Jesús quién paradójicamente había realizado una serie de milagros (el esposo de la dueña) durante la jornada, como hacer que fluya abundante agua de la ducha cuando parecía que era imposible. Jesús que no andaba menos borracho que su esposa tuvo la amabilidad tambaleante y de pasos zigzagueantes de acompañarnos hasta el hotel donde finalmente recogimos las mochilas y nos fuimos rápido al bus que tomamos para volver a Cochabamba.

 

 

En pueblos como Mizque uno pierde fácilmente la noción del tiempo, más aún si andan de fiesta. La gente está muy feliz, también muy borracha y sin el más mínimo apuro de nada. Las corridas de toros son gratuitas y participa quien quiere y se puede meter adentro quien quiere a enfrentar a los toros, lo cual es bastante peligroso, pues como dije todos andan bastante borrachos. Yo no lo hice, fue Alex quien ingresó en afán fotográfico y estoy seguro que obtendrá fotos espectaculares, a ver si más adelante ingreso algunas de las suyas al blog, por el momento subo algunas de las mías. Mizque es la tierra dulce por su gente amable y paciente en extremo, por su comida y sus jóvenes y niños abundantes. Jóvenes que se besaban por las calles durante horas y horas, y niños inundando de risas. No quiero idealizar la idea del pueblito tranquilo, de hecho esta es la segunda vez que visito Mizque y me dio una sensación extraña, difícil de explicar. Lo popular es muy interesante por su alegría irreflexiva(muchas veces motivada por el alcohol), la comida es muy barata pero la mayoría de la gente también en muy pobre en un pueblo como éste (curiosamente uno de los más ricos del valle alto). La quietud extrema no es para mí, al menos en este momento de vida, la aguanto y la puedo disfrutar por un par de días pero no más. Tal vez un día como buen viejo me guste vivir en un pueblo como Mizque, pero eso es especular. Lo que quiero es amar y vivir intensamente, por ahora me ayuda la literatura, el cine y las complicidades.

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans Impresiones
commenter cet article
5 septembre 2006 2 05 /09 /septembre /2006 15:21

Nunca había visto a Pablito tan nervioso. Se movía de un lado para el otro y se ponía de puntas con un pie y luego del otro. Aún afuera de la iglesia antes de casarse le pregunté si estaba nervioso, me dijo que no. Tenía unas ojeras profundísimas, no dormiste bien, le dije. Mi pregunta no fue muy original dos de cada tres invitados que iban llegando a la pequeña capilla le repetían la pregunta de que si estaba nervioso, a las últimas creo que ya no respondió y sólo sonreía. Yo también me puse nervioso, no sé bien por qué, pero tal vez porque nunca me había imaginado realmente al Pablo en esos afanes, quizás sí, pero en plan juego, el matrimonio de nosotros en el futuro era siempre cuando seamos grandes, responsables y maduros, o sea nunca. Pero ahí estaba yo, cero experiencia, incluso como asistente. Había llegado a la iglesia con mi regalo para los novios y uno de los asistentes a la boda me miró extrañado, y me dijo  que nunca se llevaban los regalos a la iglesia, sino que se dejaban antes en la casa de los novios, yo ninguna idea de nada, tuve que guardar el regalo en mi auto y aún lo tengo ahora 2 días después, voy a llevarlo espero mañana, porque me siento bastante tonto con el regalo. Esto de los códigos nupciales se me da muy mal.

 

 

El nerviosismo de Pablo creo que empezó a conciliar con la llegada de la novia, quizás porque ella estaba en la misma situación, compartir con alguien la carga, acompañarse en las buenas y en las malas, de eso se trata y por lo menos ahí estuvieron muy bien tanto Adriana como Pablo.

 

 

 A mitad de la ceremonia tuve que correr rumbo al cine donde inaugurábamos nuestro Festival. Llegué directo a un micrófono a dar la bienvenida a los asistentes a nombre de la Alianza y del Cine Center, presenté a la directora y al Gerente del Cine de quien pronuncié mal su nombre, pero él ni se dio cuenta. La película no estuvo mal. A la salida me llamó al celular mi comadre hermana y cómplice desde mi llegada a la llanta la Marianna Dotzauer, la chica más cochala léxicamente hablando. Me invitó para ir a una guitarreada, le dije que la recogía en diez minutos. Cuando la recogí se sorprendió de la noticia que en realidad no íbamos a su guitarreada sino a la fiesta del matrimonio del Pablito. Así que la llevé en jeans y solera japonesa a bailar como descocidos (pueden ver algunas fotos en el album de Cocha), como ella es vegetariana, en la cena comí doble. El Pablito estaba lindo, elegantísimo y seguro como es él, la persona más segura de las personas que he conocido en mi vida y quizás por eso me gusta estar cerca de él por esa seguridad que irradia. Seguridad de que será amigo siempre, de que si se metió en esto del matrimonio amará y logrará construir zu caza con zu mujé, zuz hijoj, zu buen zuerdo y zu coche y como debe de zé, como un zeñó (como dice mi querido amigo José Luis Aparicio).

 

 

En algún momento sacaron sombreros carnavaleros y toda la fiesta se animó más aún con rondas por todos lados. Dos amigos del Pablo se quedaron sentados toda la noche en una mesa, no estaban con pareja pero los vi contentos, cada vez más abrazados, más sonrientes y al parecer borrachos.

 

 

 

 

Novedad para mí, voy a dar un módulo de redacción en la Universidad Franz Tamayo y volver un poco a esto de la enseñanza. Veremos, espero sobre todo poderme despertar, durante un mes y medio debo despertarme a las seis de la mañana o antes, las clases comienzan siete menos cuarto.

 

 

Lo del festival marcha bien, bastante gente y pues el cine está lindo, no hay donde perderse y las pelis pues me están gustando bastante.

 

 

Siempre abrazos.

 

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article
23 août 2006 3 23 /08 /août /2006 22:22

Es miércoles.

 

Esta mañana me ha atacado una idea sin contemplación. Un día no voy a tener margen de error. Debe llegar el momento en que uno pierde el derecho a equivocarse y el menor descuido, distracción conduce al vacío. Yo debo ser una persona que se equivoca más que el promedio normal. Eso me conduce a segundos caminos impensados y los cuáles suelo salvar por golpes de suerte. Y sí, me considero muy afortunado, tanto que tal vez no siempre estoy a la altura de tanta fortuna. Mi madre me suele hacer dar cuenta de mis errores. Cometo tantos errores que pienso que un día no tendré margen para más, estaré realmente al borde del precipicio, y entonces, sí, atrapado y resignado no esperaré ningún golpe de suerte, aunque quién sabe.

 

Deben existir personas que a diario lidian con el margen, con el extremo de no equivocarse, jugando no sólo su vida sino la de otros, que es más grave, médicos, deportistas de riesgo, astronautas, químicos, físicos, policías, ladrones, presidentes y asesinos. No tengo ninguna de esas profesiones y quizás por eso no lidio tanto con el límite y me equivoco sin muy graves consecuencias. Ya hace un año que volví a la tonta pero satisfactoria filosofía de que lo importante es dar el cien por ciento, la pasión por todo, amor por todo, alas personas y a lo que uno ama hacer, a que el trabajo no sea trabajo sino una extensión del amor. En nunca esperar recompensa, en dar por el simple gusto y egoísmo de dar, el placer inmenso que eso da (redundancia). Los resultados son buenos a mi modo de ver: Monetariamente gano menos de la mitad de lo que podría si optara por la opción laboral en el sentido de “ir al trabajo” y que esto sea un trabajo, tengo bastantes problemas con esto, en especial el no poder encontrar un departamento independiente a los precios que soy capaz de pagar. Por otro lado, la riqueza que he ganado en este año en cuanto a experiencias profundas y amar sin medida a las personas que han tenido el valor de acercarse y no asustarse ante mi, es sin duda lo que me deja con un balance más que positivo. Hay voy con cuentas inmensurables en abrazos y en “políticas cambiarias de miradas” cómplices por todas partes. Tengo la dicha de tener muchos cómplices en esta aventura que no tengo la más mínima idea si terminará bien o mal. Pero me siento cómplice del entorno, y tal vez tú mismo que lees esto eres cómplice de este año loco si así lo sientes, seguro que es así si así lo sientes. Pues este manifiesto sólo te expresa su alegría, te invita a manifestarte más abiertamente conmigo, a llamarme si no te llamo y a contagiarte de alegría, a dejarte querer que al final es tan importante. Mi amigo Gustavo Siles, con quien tengo una charla muy esperada en Casablanca, debe pensar que soy un meloso y seguro que me joderá diciendo que esto lo escribo para atraer la atención de las muchachas, pero él mismo sabe y es testigo y creo sin lugar a dudas partidario y practicante de vivir su vida sin temor a la entrega, vivir por que toca.

 

Abrazos

 

 

Pd. Fin de semana en La Paz, la foto pertenece a la noche del sábado la cuál la pasé descubriendo la invención de la salteña en la novela de Ramón Rocha Monroy “Potosí 1600”. Noche solitaria y de sueño profundísimo.

 

Repost 0
Published by Gabriel Iriarte Rico - dans mastropiero
commenter cet article